Marlaska vs de los Cobos

Otra vez Cataluña en el ojo del huracán por "desobedecer de forma reiterada y contumaz las órdenes de la Junta Electoral Central".

Hay quienes sospechan que la destitución por parte del ministro y juez Fernando Grande-Marlaska, del coronel de la guardia civil Pérez de los Cobos por una supuesta “pérdida de confianza”, va mucho más allá de lo que en un principio se pudiera imaginar, toda vez que el aparente móvil que ha motivado su cese no se corresponde exactamente con la realidad manifiesta de la elaboración de un informe a instancias de la juez Carmen Rodríguez Medel y en el que pone de manifiesto la falta de responsabilidad de Fernando Simón, director de Alertas Sanitarias. Creen algunos que la respuesta no sólo se encuentra lejos de la actualidad cotidiana sino en el cumplimiento de una promesa debida en su día a Esquerra Republicana por la que Pérez de los Cobos tendría que pagar por la discutida intervención que bajo su responsabilidad tuvieron los efectivos de la guardia civil durante  los sucesos acaecidos el 1 de Octubre de  2017 en Cataluña.

Este anticipo a los intereses aún pendientes de Esquerra Republicana no oculta el hecho de que pueda existir una “falta de neutralidad” en el informe enviado por Pérez de los Cobos a la juez Carmen Rodríguez Medel en el que señala la responsabilidad del director de Alertas Sanitarias, Fernando Simón, al facilitar la aprobación de las manifestaciones habidas el Día de la Mujer el pasado 8 de Marzo.

Habría que saber con exactitud qué tipo de oscuros intereses, supuestamente altruistas, ha movido al abogado Víctor Valladares a admitir de la juez una denuncia encaminada a averiguar si la delegación de Gobierno contaba con “suficientes datos como para prohibirlas legalmente por razones sanitarias”. Desoyendo la voz de Víctor Valladares de impulsar la causa y actuar contra todos los delegados del Gobierno por permitir tales concentraciones en sus respectivas comunidades y además contra el propio Pedro Sánchez, la jueza sólo se limitaría en sus pesquisas en la figura del representante del Ejecutivo en Madrid, José Manuel Franco, líder también del Partido Socialista de Madrid, contra el que si tenía competencia y, sin embargo, no con el presidente del Gobierno.

De manera que no parece fácil deducir de lo que se desprende de los acontecimientos, el grado de implicación que pudiera tener tanto el representante del Ejecutivo en Madrid, como tampoco el director de Alertas Sanitarias, Fernando Simón. Dicho lo cual, la decisión presumiblemente estudiada por Grande-Marlaska de destituir al coronel Pérez de los Cobos no se debería interpretar tanto como una mera especulación de frenar la curiosidad gratuita de los investigadores como la de reforzar la independencia de acción del Gobierno en los casos de libre manifestación como los ocurridos el pasado ocho de Marzo o como los últimos llevados a cabo en el barrio de Salamanca de Madrid.

Sea como fuere no parece creíble que la decisión de Grande-Marlaska se deba simplemente a un capricho de la adversidad. Más bien se diría que no sólo se trata de una manera distinta de afianzar el sentido de la justicia en todos los estamentos de este país sino, también, considerar la confianza que se merece tener un gobierno democrático como el nuestro, enfrentado al mayor problema al que se hayan sometido todos los anteriores.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.