domingo, julio 25, 2021
InicioACTUALIDADÁngeles Alvariño

Ángeles Alvariño

La gran oceanógrafa que da nombre a un buque que jamás olvidaremos en Canarias

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño fue bautizado con ese nombre en honor a una gran mujer, la oceanógrafa María Ángeles Alvariño González. Nacida en el pequeño pueblo gallego de Serrantes en el año 1916 desde niña dio muestras de su portentosa inteligencia.

Con solo tres años estudiaba solfeo y piano demostrando un enorme gusto por la lectura, en particular con los libros de historia natural. Con 17 años terminó el Bachillerato Universitario en Ciencias y Letras en la Universidad de Santiago de Compostela, con las disertaciones “Insectos Sociales” y “Las mujeres en el Quijote”.

En el curso siguiente, 1934, se desplazó a Madrid para estudiar Ciencias Naturales pero, la Guerra Civil y el cierre de los centros de estudio la forzó a regresar a su tierra natal. Al finalizar la guerra continuó sus estudios licenciándose en 1941.

Casada con un militar destinado en el Instituto Español de Oceanografía se incorporó a éste como becaria, consigue su plaza de biología en el Centro Oceanográfico de Vigo del citado instituto donde haría estudios sobre el zooplancton.

Consigue una beca en el año 1953 para estudiar estos microorganismos en el Reino Unido, siendo la primera mujer científica en realizar sus trabajos a bordo de un buque británico de investigación. Con posterioridad y gracias a su creciente prestigio se desplaza a continuar sus estudios en Estados Unidos tutelada por Mary Sears.

La científica norteamericana la recomienda para ocupar un puesto en el Instituto Scripps de Oceanografía, en California. Allí estuvo hasta el año 1970 analizando el plancton de todo el mundo. Tras este periodo sigue su trabajo estudiando larvas de peces en el plancton en la NOOA –National Oceanic and Atmospheric Administration– de Estados Unidos.

En 1987 se jubila, aunque sigue con sus investigaciones como científica emérita dando a conocer la historia de las ciencias marinas de España y en la descripción de nuevas especies plantónicas de los océanos. Falleció el 29 de mayo de 2005 en San Diego, California, dejando tras de sí centenares de artículos en revistas científicas de todo el mundo.

Fue tal su influencia en el mundo de las ciencias marinas que dos especies llevan su nombre: el quetognato Aidanosagitta alvarinoae y la hidromedusa Lizzia alvarinoae. En los últimos años de su vida día a conocer el pasado científico español recogidas en el libro “España y la primera expedición científica oceánica”. Dejó también un manuscrito sobre el estudio que había realizado sobre las aves y animales marinos encontrados en la Expedición Malaespina.

El 24 de febrero de 2012 fue botado en Vigo el buque oceanográfico Ángeles Alvariño, está dotado de tecnología para la investigación geológica marina, oceanografía física y química, biología marina, pesquerías y control medioambiental.

El “Ángeles Alvariño” perdurará en la memoria colectiva de Canarias por el esfuerzo que sus tripulantes junto a la Guardia Civil, Servicio Aéreo de Rescate y Salvamento Marítimo han puesto en resolver el trágico episodio vivido en aguas tinerfeñas durante mayo y junio de 2020.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES