domingo, agosto 7, 2022

San Telmo

 

Nunca una imagen de San Telmo me sedujo tanto como ésta, perteneciente a una serie de imágenes con marea baja y a una hora muy determinada; pasado el mediodía. Resulta difícil encontrar este rincón del Puerto aparentemente desolado pero su increíble belleza se pone de manifiesto a medida que la marea va subiendo hasta alcanzar la pleamar. Es a lo largo de este tránsito, ayudado por una cruda luz cenital, cuando San Telmo cobra todo su esplendor desde el punto de vista del fotógrafo y ajeno del todo a la presencia de bañistas que puedan empañar su estado virgen y primitivo. La mar acabará por resolver todo el misterio que rodea al paisaje; cuando el agua acabe por inundarlo todo y los jóvenes terminen zambulléndose entre las rocas de este bravo litoral del norte.

En esta otra de la izquierda y coincidiendo con la hora de otro día cualquiera, un pescador, desde lo alto de un peñasco, intenta capturar del poco fondo existente algo que llevarse a casa aunque sólo sea por el prestigio que supone haber cobrado una pieza en San Telmo con esa bajamar y a esa hora del día. Por el contrario, yo sí que puedo presumir de haber capturado este trozo de paisaje inigualable.

zoilolobo@gmail.com

 

Artículo anteriorMaster
Artículo siguienteHomenaje a un paisaje
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Escasa devolución

Vaticano y Taiwan

Como puertas

Teotihuacán