Una mentira al Congreso no puede quedar impune

Marlaska ha mentido sin pudor y pagará su error con la dimisión, más pronto que tarde

Marlaska juega con fuego, porque juega con una institución querida y respetada por los españoles./Congreso de los Diputados.

Marlaska se tiene que marchar. Por torpe y por mentiroso. Una mentira al Congreso, si queda impune (como han quedado impune las de Sánchez), significa que ya ni siquiera hay respeto por las cámaras, que encarnan la soberanía nacional. Además. Marlaska demuestra que es muy torpe. Meterse –y además con mentiras– con la Guardia Civil es meterse contra una institución militar de prestigio. No conviene a nadie. El objetivo último, que ha urdido sobre todo Iglesias, no es nuevo. Se ha intentado en otras ocasiones: arrebatar a la Benemérita su carácter militar, para manipular a sus mandos igual que manipulan a los de la Policía Nacional. Si paralizan el ascenso a general de Pérez de los Cobos, que es otro de los objetivos, con argumentos tan espurios y mentirosos, estarán cortando la carrera de uno de los grandes militares españoles del momento. Cuando los que están en el poder sean echados a patadas de sus cargos, a Pérez de los Cobos se le rehabilitará y se le condecorará. Marlaska ha mentido, lo mismo que la inútil de la directora general de la Guardia civil, que es una burra de Troya metida en la Benemérita por el PSOE. Igual que Iglesias es un burro de Troya metido en el CNI, con los evidentes riesgos que ello comporta para la seguridad nacional. Pero me da que en el CNI hay tal blindaje que Iglesias sólo va a recibir informaciones equivocadas. ¿Saben cuál es el núcleo del CNI? La Guardia Civil. Yo, que siento admiración por este cuerpo y por sus más de 80.000 miembros distribuidos por España y por otros países en misiones peligrosas, sé lo que significan para el país, para su defensa nacional, para sus misiones en el extranjero. Sé que tiene la Benemérita el mejor servicio de información, porque además me consta. Y sé de su abnegado trabajo por la protección de los ciudadanos españoles y por la persecución de todo tipo de crímenes. Marlaska juega con fuego, porque juega con una institución querida y respetada por los españoles. Y, además, con mentiras, engañando al Congreso de los Diputados. Marlaska y la inútil e incompetente de la directora general de la Guardia Civil se tienen que ir. Por embusteros y, más que por otra cosa, por zafios y torpes. No manchen más ni el nombre ni el uniforme de esta institución y mándense a mudar. No sé si Sánchez los va a echar con el miedo que le tiene a Iglesias y porque, en cierto modo, es igual que ellos: mentiroso compulsivo.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.