Parque Viera y Clavijo

Si te vi, no me acuerdo

Lo único que queda con vida en ese espacio es la vegetación y el hermoso Ceibo./@BomberosTf

El 29 de agosto de 2018 el por entonces alcalde, José Manuel Bermúdez Esparza, decía: «Es un día importante porque se culmina un proceso de desagravio con una parte del patrimonio histórico, público y cultural de la ciudad«.

Estas solemnes declaraciones las ofrecía para referirse al Parque Cultural Viera y Clavijo de Santa Cruz de Tenerife, tras la firma de un convenio con el Gobierno de Canarias para rehabilitar este emblemático entorno.

Doce años antes se había suscrito un acuerdo que nunca se llegó a ejecutar. La rehabilitación y recuperación de este espacio de vital importancia para la ciudad. Ese mismo mes de agosto, el que fuera presidente del Gobierno autónomo, Fernando Clavijo Batlle, hablaba de trato injusto a Santa Cruz y agradecía “la lealtad, las ganas de solucionar el conflicto y el interés general por encima de todo”.

«Es un día importante porque se culmina un proceso de desagravio con una parte del patrimonio histórico, público y cultural de la ciudad» (J.M. Bermúdez-29-08-2018)/@BomberosTf

El presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Carlos Alonso Rodríguez, presente en la firma allá por 2018, felicitó al Gobierno y al ayuntamiento “por poner fin a un conflicto donde la ciudad tenía la razón”. Destacó que esta obra “constituiría una pieza clave para el desarrollo del proyecto Tenerife Artes Escénicas”.

El resto de la información se pierde en vericuetos económicos que ahora no vienen al caso, lo cierto es que, tras décadas cerrado, El Viera y Clavijo continúa en un estado de abandono deplorable. Se cae el alma a los pies cuando paseas por Las Asuncionistas y ves en lo que se ha convertido ese entorno.

Esta primera semana de septiembre, gracias a los Bomberos de Tenerife y a los efectivos de emergencias del 112 Canarias –vía Twitter– volví a recordar lo que fue el Parque y lo que es en la actualidad. Las dos imágenes de @BomberosTf nos dan una idea de lo que han dejado que pase en ese espacio.

Antes de su cierre, había actividad cultural controlada y reglada. Fueron desalojados por el ayuntamiento por “razones de seguridad” que no cuestiono… Lo cierto es que, lo único que queda con vida en ese espacio es la vegetación y el hermoso Ceibo –Erythrina crista-galli– también conocido como árbol del coral o bucaré.

Las palabras se las lleva el viento, las firmas de convenios pueden ser maravillosas pero si no vienen acompañadas de hechos…no sirven para nada. El ejemplo claro lo tenemos en Parque Cultural Viera y Clavijo, un hermoso nombre para un muerto viviente.

En la capital tinerfeña estamos acostumbrados a que las palabras se las lleve el viento. Allá por el 2011, el señor Bermúdez decía: “Santa Cruz volverá a pasear por el Malecón de Los Llanos”. Aseguraba que la ciudad se convertiría en la capital turística de Canarias.

El 25 de abril de 2015 se publicaba por Eloisa Reverón un artículo que decía: El alcalde y candidato nacionalista iluminará por primera vez toda la zona de baño

En otra publicación se decía que se quería para Las Teresitas un paseo como el de la Playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria. Ni hay malecón, ni hay iluminación, ni hay rehabilitación… La maldita hemeroteca tiene esas cosas.

Que quede claro: Esto no es un ataque, es una reflexión. Por suerte…o por desgracia, la memoria aún no me falla. Ahí están los datos para el que quiera consultarlos. Si las empresas de seguimiento de medios nos leen, cosa que dudo, podrán elaborar con este artículo el producto más deseado y que escaseó en la pandemia.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.