Meter la pata

-¿Jura usted meter la pata y solamente la pata en el desempeño de sus funciones como ministro?

-Sí, juro.

Y con este último juramento llevado a cabo durante el reparto de carteras, quedó constituido el nuevo gobierno de la nación.

Hoy sabemos que en un encuentro privado mantenido en la Moncloa entre el nuevo presidente de gobierno elegido y el recién nombrado ministro de Hacienda, se produjo la siguiente conversación:

-¿Hasta qué punto está usted dispuesto a meter la pata si fuera necesario, señor ministro? Recuerde que está usted bajo juramento.

-Hasta dónde haga falta, señor Presidente

-Bien, es bueno saberlo porque como usted puede llegar a suponer, no es lo mismo tener que meter la pata a propósito cuando se le indique que ser responsable de sus actos en el cumplimiento de sus funciones; y esto ha de quedar bien claro desde el principio de la legislatura entre todos nosotros.

-Recuerde además que existen tres grados distintos de meter la pata según las circunstancias: hasta el tobillo, hasta la rodilla, o bien hasta la ingle, según sea la gravedad de la exigencia del momento. En tal sentido, el partido del gobierno tendrá siempre en cuenta la disposición de cada uno de sus ministros a la hora de correr con el alto riesgo que ello implica para la correcta gobernabilidad del país.

-Lo tendré en cuenta, señor presidente.

-Otros gobiernos han contado entre sus filas con excelentes ministros, magníficos secretarios, probados asesores, etc., cuyas meteduras de pata han llegado a facilitar a sus respectivos gobiernos eficaces estrategias de distracción política para variar el curso de los acontecimientos a su exclusivo favor. Y le pongo algunos simples ejemplos para que se dé usted cuenta de la importancia que para nosotros tendría el contar también con colaboradores de tan alta categoría. Todo ello, desde luego, sin incluir la garrafal metedura de pata hasta la ingle en la que incurrió en su día mi colega José María Aznar cuando afirmó que Irak disponía de armas de destrucción masiva y cuyo embuste provocaría la sangrienta guerra librada por los americanos contra aquel país.

Ejemplo Nº 1

¡Viva Honduras! Con esta asombrosa metedura de pata se despacharía el ministro de Defensa del PP, Federico Trillo, frente a un contingente de tropas en su visita a El Salvador, haciéndonos creer a todos los españoles que se encontraba en un país distinto al que realmente había viajado.

Ejemplo Nº 2

La que fuera leal secretaria del mismo partido y en relación a la supuesta indemnización del Caso Bárcenas, declararía en rueda de prensa lo siguiente:

 “La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido. Y como fue una indemnización indifi… en diferido, en forma, efectivamente, de simulación de…, simulación, o de…. lo que hubiera sido en diferido en partes de una…, de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la Seguridad Social”.

-¿Qué le parece a usted, señor ministro, esta bellísima pieza de estrategia de distracción, disfrazada de metedura de pata sin precedentes hasta el momento en la breve historia de nuestra democracia?

Ejemplo Nº 3

-Y para no cansarle más, señor ministro, la brevísima joya a cargo del mismísimo presidente del PP, Don Mariano Rajoy:

Luis, lo entiendo. ¡Sé fuerte!

Mañana te llamaré.

Un abrazo.

-Señor Presidente:

Si hay que meter la pata, se mete. Sin paliativos; hasta donde y cuando haga falta y siempre en beneficio de nuestro país. Meter la pata a propósito es una estrategia como otra cualquiera de las muchas que se emplean en determinadas crisis políticas y que, además, contempla nuestra Constitución. Otra cosa bien distinta, es meterla sin pretenderlo y es ahí cuando se incurre no sólo en una falta grave que debe de ser criticable, sino también del todo sancionable.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

12 Comments

  • Estaría muy bien que ese ingenio que demuestra en sus artículos de opinión fuese más equilibrado. Cuando se mira solo o bien obedece a una incipiente torticolis y sería una excusa magnifica o bien es por un sectarismo que resulta insoportable para alguien que publica en un medio.
    Sobre meteduras de pata tiene usted para hacer una tesis doctoral sobre las izquierdas que tan cabezonamente siempre defiende. No me voy a detener a recordarle Malesas, tiemeescores, boes, hermanos de vicepresidentes que se mamaron las perras de la Guardia Civil, gales, Eres…lo que eres. En España la caga el de izquierdas y el de derechas, el morado o el verde…es una pena que su ingenio se vea siempre enturbiado por sus ojos rojos.

  • No se asuste, este señor no escribe mal pero le pierde su republicanismo exacerbado. Los republicanos fueron hermanitas de la caridad en la década de los 30. El problema no es contar lo que sientes sino hacerlo mirando siempre los errores de los que no son afines. Para escribir en un medio hay que ser equidistante y el señor Zoilo no lo es. Sus raçones tendrá, pero no es lo más adecuado.

  • Siento mucho herir tantas susceptibilidades, pero a veces creo que no sabéis leer entre líneas porque aquellos que aquí prestan juramento a meter la pata como lo ha hecho la derecha en ciento de ocasiones, son otros. Y si no os habéis enterado, se trata de una autocrítica con la que pretendo llamar la atención de la izquierda que forma parte del gobierno de este país. De manera que tendréis que ajustar la mira telescópica si lo que pretendéis es dar en el blanco de mi republicanismo de izquierdas del que no me arrepiento en absoluto. Por favor, ¡Aprender a leer!

  • Entre líneas no hay nada, solo espacios en blanco. En cientos de ocasiones los señores del soe también han jurado meter la pata. Esputar contra su enemigo es exclusivamente un síntoma de sectarismo. Ajuste su mira telescópica como artista que es y no retrate exclusivamente a los mangantes de la derecha, que los hay. Es posible que consiga subir un nivel o escalón más cuando no usted no mire exclusivamente a la distra y lo haga también a la sinistra.

    Por cierto, yo intentaré aprender a leer, aprenda usted a escribir sin ofender. Ser republicano no está reñido con cortesía y educación.

  • Se olvida Vd. del derecho que me concede la llamada libertad de expresión. Para escribir como usted prefiere que lo haga, mejor hubiera hecho en seguir la carrera de Ciencias de la Información y depender económicamente del mejor postor. Las opiniones que vierto aquí son meramente personales y le recuerdo que yo no creo haber ofendido a nadie. Cosa bien distinta es que usted se haya sentido ofendido por mi discurso y por el surrealismo que, repito, subyace en ese espacio en blanco que, como usted bien dice, media entre líneas

  • En medio de las líneas no hay nada, aunque usted lo pretenda.
    Se olvida usted que el derecho a la libertad de expresión no está circunscrito exclusivamente a su opinión, es normal que “esté de acuerdo con su opinión” y la defienda. Lo verdaderamente surrealista es que se moleste por el simple motivo de no estar de acuerdo con todo lo vertido por usted. Evidentemente cuando se opina, salvo que haga editoriales, es su opinión personal. Con respecto a lo de las ofensas habría mucho sobre lo que hablar. Resulta ofensivo pensar que los que le puedan leer son idiotas salvo que usted sea político y de por entendido que así es. El problema no es lo que dice, no hay nada de mentiras en ello, lo verdaderamente notorio es que siempre dispara en la misma dirección y olvida que en el techo de las izquierdas también hay mucha mierda que limpiar. No me gustan los artículos sectarios y lamentándolo mucho los suyos…lo son. No sé si catalogar su odio a todo lo que no sea su ideología como algo patológico, pero de verdad…no es sano vivir siempre en el rencor. No voy a entrar en disquisiciones políticas sobre lo que sería mejor para España, pero desde luego le puedo asegurar que con personas incapaces de escribir renglones derechos será imposible llegar a un acuerdo.
    Adiós y gracias.

  • Enhorabuena por este nuevo artículo, tan agudo e ongenioso como la mayoría de los suyos. Lamento que levante tántas ampollas y que el sentido del humor no sea una virtud achacable a lxs simpatizantes de derechas. La inteligencia no debería estar reñida con ningún color, pero algunos comentarios constatan lo contrario. Espero que el sr. Zoilo López nos siga regalando estos escritos que tán buenos ratos nos hacen pasar a muchos de sus seguidorxs. Gracias.

  • Gracias Carla por su comentario. En cuanto a la opinión que al Sr. Churruca le merece mi artículo, le sugiero que consulte con el Sr. Gravina por si éste tuviera algo que decir al respecto. Para empezar le aseguraré que no me olvido en absoluto del derecho a la libertad de expresión; la prueba está en que Vd. mismo hace uso de ella cuando quiere y le conviene y yo no se lo reprocho. Precisamente, con la única opinión de la que estoy totalmente de acuerdo, es con la mía propia. ¡Estaría bueno! Por lo demás, no me molesta que no coincida Vd. con ella porque considero humildemente que casi media España tampoco coincide con mi criterio, pero de ahí a creer que le considero mi enemigo existe mucha distancia por medio. En cualquier caso y tal como Vd. asegura, tome mis opiniones como si fueran editoriales, aunque mi colaboración con este medio no consista precisamente en eso. KIOSCO INSULAR tiene su propio criterio que también yo respeto y que además es totalmente independiente del mío, basándose, sobre todo, en la libertad de expresión que nos concede a cada uno de los que en sus páginas publicamos. ¡Saludos cordiales!

  • Puesto en contacto con el capitan Gravina me dijo que no tenia que decir nada al respecto. Me comentó que quizas si le pregunto a Botticcelli o a Forges podría sacar alguna conclusión. Ya le he dicho lo que pensaba al respecto de su artículo y veo que se ha molestado. Aunque no este de acuerdo con su opinión escribe bien y no lo tome como un cumplido. Para mi el tema esta cerrado.
    Adiós

  • Sr. Churruca:
    Aunque no las comparto, acepto sus opiniones. Nada que reprocharle.
    Espero no decepcionarle en el futuro. ¡Saludos cordiales!

  • Ayer envié un nuevo comentario que no han publicado. Pueden decirme la razón por favor?.Gracias

    • Todos los comentarios han sido publicados, ninguno rechazado. Es posible que el sistema no lo haya enviado.
      Gracias y disculpe las molestias.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.