martes, agosto 16, 2022
InicioEL CALEIDOSCOPIOLa Gran Bofetada

La Gran Bofetada

Por su rara extravagancia, una de las noticias más intrascendentes de todas las que concurren en los medios de comunicación, ha sido, sin duda, la gran bofetada sufrida por Chris Rock a manos de Will-Smith en la entrega de los Oscar de la Academia de Hollywood y que ha terminado por empañar el gran glamour que hasta ahora venía protagonizando tamaña ceremonia.

Comparada con la crisis que a nivel mundial estamos padeciendo, la gran bofetada no ha sido más que una simple anécdota para la reflexión desde el punto de vista ético y moral en el contexto de un país tan violento como ha resultado ser siempre USA. Y la discusión estriba en si amparados en la libertad de expresión que exigen la mayoría de artistas del mundo, Chris Rock está o no en el derecho de poder aludir a la alopecia sufrida por una colega suya para, a su costa, sacarse de la manga un chiste francamente malo en perjuicio de Jada Pinkett, presente también en la sala en una entrega de premios de tales características abierta para todo el mundo.

La respuesta, como ya hemos visto por televisión, no se hizo esperar y fue más que contundente por parte de Will-Smith en defensa de su esposa y ello le ha valido numerosas críticas por la violencia desatada al sentirse herido en su amor propio.

De manera que violencia y libertad de expresión se encuentran hoy en entredicho porque los límites de cada uno de esos conceptos no están muy bien delimitados sino que dependen del criterio de cada uno de los contendientes y que, además, atañe muy directamente a la opinión pública que se origina sobre el incidente.

El cualquier caso, el presentador Chris Rock, ya había dado muestras, en mi humilde opinión, de cierta poca elegancia respecto al tratamiento de las mujeres de los demás. No he pasado por alto el hecho de que Penélope Cruz no haya sido citada por el cómico por su propio nombre sino como la “mujer” de Barden. No sabemos si a propósito o no, pero tampoco creo que haya sido, precisamente, una casualidad el hecho de tamaño despotismo hacia el sexo femenino, rayano en la misogínia.

Sea como fuere, yo personalmente no me pronuncio al respecto. Tendría que haberme encontrado en la piel de cada uno de los actores en una gala como la de los Oscar y eso nunca ocurrirá.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

Artículo anterior824.395
Artículo siguienteLa Familia Bélier y la Gala de los Oscars
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

El Falcon

Camino de Candelaria

Rejuvenecido