domingo, enero 29, 2023
InicioACTUALIDADMichael Robinson ha muerto

Michael Robinson ha muerto

Tengo que escribir sobre lo que estoy viviendo. El mundo será distinto, pero digo yo que alguien tendrá que responder en España –y pagar por ellos– por los 30.000 muertos que caerán al final, víctimas del coronavirus. Tiene que haber responsables, además de los chinos, que parece cada vez más claro que dejaron escapar un virus de un laboratorio de Wuhan. Y luego están las noticias más cercanas y dolorosas: Michael Robinson ha muerto de cáncer; no se esperaba un desenlace tan rápido. Pipi Estrada, que como reportero es poco certero, ya lo había “matado” hace unos días, por error. Fue una premonición. Nuestro Lorenzo Dorta, en casa. Dos neumonías, insuficiencia respiratoria, pero ya en casa.

Artiles, en su casa, juega con uno de sus perros. La foto es de ayer./A.Ch.

Manolo Artiles cuelga en las redes una foto, también en casa, jugando un uno de sus perros, un pomerania. Está animado y en recuperación y como es una persona con mucho pundonor yo sé lo que lo va a lograr. Pero en estos pensamientos de la reclusión me hago algunas preguntas. Una, ¿quiénes, repito, van a pagar por estos 30.000 muertos y por tanto dolor causado por la improvisación y el caos sanitario? Dos, ¿quiénes son los bandidos que han pagado con nuestro dinero test chimbos a empresas en quiebra o mafiosas? ¿Serán juzgados o la Fiscalía va a hacer la vista gorda? Tres, ¿el mundo será igual tras todo esto? ¿Llegaremos a olvidar el sufrimiento? ¿Habrá fútbol en el futuro o se acabó el espectáculo? ¿Llegará la vacuna o no le interesa a alguien? ¿Los vacunados de la gripe común se han escapado de la quema? ¿Han leído ustedes el plan del Gobierno de Sánchez que nos sacará del confinamiento? ¿Lo entienden? Sánchez ya no convence a nadie aunque la ignorancia es más contagiosa que el coronavirus y todavía tiene muchísimos acólitos agradecidos, como las ratas que seguían al Flautista de Hamelin. Los cantantes se han puesto de acuerdo para alegrarnos la vida, en lo que cabe. Me han enviado una interpretación de “Fina estampa”, con Ana Belén, la guapísima India Martínez, Pastora Soler, Niña Pastori y más gente, mujeres todas. Muy buena. Le mandaré el video a mis compañeros para que lo incluyan en esta información o en otras. Seguimos en casa, o al menos yo sigo en casa, con el llamado Síndrome de la Cabaña. Parecido al de Estocolmo: te sientes tan seguro en casa que ya no quieres salir, aunque el otro día se demostró, el domingo, que el pueblo de España es absolutamente irresponsable: ni mantenían los paseantes la distancia, ni usaban mascarilla, ni guantes; nada. Me cuenta un médico amigo que el otro día un tipo iba escupiendo en el suelo cada dos metros, paseando por La Laguna. ¿Pero esto que es? Lo de Michael Robinson me ha impactado. Tenía apenas 61 años, creo. Había sido una estrella del fútbol, del Liverpool y del Osasuna, nunca aprendió del todo español pero era un clásico de las transmisiones. Hasta última hora estuvo ahí. Lo mató el cáncer pero seguramente también el parón del fútbol, que era lo que le daba vida. Se ha muerto un crack. Acabo de ver en la tele un reportaje sobre la vida de Letizia Battaglia, la mujer que fotografió los crímenes de la Mafia. Una vida apasionante de una profesional también impresionante. No se pierdan ese documental en la plataforma Movistar. He visto mucho cine y muchos documentales en la tele en los días de confinamiento. Encima, se me ha averiado el coche y no puedo salir a hacer fotos del desierto, creo que me lo dan mañana o pasado. Es la crónica del nada que hacer. Yo hago poco ya, pero suceden cosas a mi alrededor que ponen los pelos de punta. También he visto un reportaje sobre los papas, un documental del papel del Vaticano a lo largo de la historia, sobre todo en las guerras. Interesantísimo. A mí las cosas del Vaticano siempre me han apasionado. En el montón de veces que he viajado a Roma, una ciudad en la que compro soldaditos de plomo cerca del castillo de Sant Angelo, siempre me he dado una vuelta por el Vaticano. Lástima que ya no esté en servicio el peluquero del papa, que se ha jubilado. Era amigo de una amiga y era fácil entrar en el Estado vaticano de su mano. Ya no tengo acceso al economato. Había de todo, desde un televisor a un plátano. De todo. Podía seguir contando cosas, peor vale por hoy, yo creo. Tengo el sueño cambiado, apenas duermo, me da como una especie de miedo. Por fin he podido conseguir un tóner para la impresora. Es que imprimo, protocolizo y guardo todos los artículos. Cuando dé el toletazo, que mis hijas los tiren a la basura. Si alguien entiende el paquete de medidas del Gobierno para el desconfinamiento (palabro que no existe), que me avise. Yo no logro atar cabos.

Este es el video que grabó un grupo de mujeres artistas. Excelente.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

El vuelo 0110

Ya soy mayor