Adiós a La Caixa

La entidad catalana cerrará su única sucursal en Santiago del Teide

Vista parcial de Santiago del Teide.

La única sucursal de la entidad bancaria catalana CaixaBank en Santiago del Teide cerrará sus puertas, es una decisión unilateral de la empresa que ha desoído las quejas de sus clientes en este núcleo poblacional.

En el comunicado, el alcalde, “Emilio Navarro, lamenta profundamente esta decisión, ésta era la única sucursal bancaria que daba servicio en la zona alta del municipio; así lo ha hecho saber en una nota de prensa que ha hecho llegar a los medios para hacer patente su profundo malestar.

El regidor municipal muestra su rechazo ante tal decisión puesto que la misma supone un gran inconveniente para los vecinos y vecinas de la parte alta (Santiago del Teide, El Retamar, El Molledo, Las Manchas, Arguayo y Valle de Arriba) que tendrán que desplazarse hasta Tamaimo para hacer sus gestiones cotidianas.

En este sentido, el Alcalde señala que, hoy en día, con los tiempos que nos están tocando vivir debemos velar por evitar los desplazamientos lo máximo posible y con esta decisión lo que hacemos es saturar otras oficinas y exponer un poco más la seguridad sanitaria de todos nuestros vecinos.

Además, la mayoría de la población de estos núcleos es de edad avanzada y no tiene las nociones básicas suficientes para realizar gestiones por internet por lo que el quebradero de cabeza para ir a otro lugar y hacer una gestión o cobrar la pensión va a resultar muy engorroso y, también hay que sumarle el hecho de que las conexiones de guaguas entre los diferentes núcleos no son las más idóneas.

El Alcalde indica que el Ayuntamiento no se va a quedar de brazos cruzados con este tema y ya está entablando conversaciones con otras entidades bancarias para que se puedan instalar en dicho lugar y facilitar la vida cotidiana de nuestros vecinos y vecinas”.

Atrás quedan los tiempos de la Caja General de Ahorros, luego CajaCanarias, en los que la empresa dejaba en ocasiones los criterios de rentabilidad para prestar su servicio a los ciudadanos canarios. En cualquier lugar encontrábamos un cajero de la entidad.

Con el cambio de denominación no solo desaparecieron multitud de cajeros, los usuarios van percibiendo día a día la merma en la atención personalizada. Oficinas reducidas a la mínima expresión en las que se prioriza el uso de las nuevas tecnologías.

Nuestros mayores, los que en su momento se beneficiaron de un personal fantástico en CajaCanarias se tienen que conformar con la ayuda que le puedan prestar sus allegados para familiarizarse –en el mejor de los casos– con el uso de las nuevas tecnologías.

La falta de sensibilidad de esta empresa bancaria catalana deja mucho que desear. Aplaudimos la decisión del consistorio de Santiago del Teide en facilitar al máximo la instalación de alguna oficina de otra entidad más sensible con la idiosincrasia de su pueblo.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.