¿Por qué no te callas?

Menos aplausos y más medios

Doloroso tirón de orejas el que sufrí este quinto jueves de encierro, invité a un amigo a la lectura de algunos artículos y su cabreo fue mayúsculo. No me refiero sólo a las publicaciones de este diario, la oferta en Internet es bastante amplia y de todos los colores.

Esta persona trabaja como sanitario en nuestra provincia, como tantos otros está bastante cansado de halagos y hace una reflexión: “El pecho que lo pongan los romanos que lo tienen de lata”. Me quedé un tanto perplejo, pero no deja de tener toda la razón.

Resulta insoportable, por ejemplo, reutilizar mascarillas de un solo uso, es un insulto que un país del primer mundo no tenga material para equipar a su personal sanitario. Me pregunta, con razón, qué cara pondría si tuviera que atender a una persona contagiada –infectada es vejatorio– con este virus si tuviera que ponerme una bolsa de basura como protección.

Se indigna, con razón, cuando habla de los políticos, periodistas, comunicadores y toda esa ingente cantidad de opinadores que hablan desde su Skipe sin el menor riesgo. ¡Qué fácil es ver la situación desde el sofá de tu salón de estar!

Algunos sanitarios están hartos de tanto aplauso, menos aplausos y más medios para protegerles a ellos y a sus familias. Los medios de comunicación han hallado un filón en el virus. Ahora todo son mensajes “buenistas” pero la realidad es bien distinta.

Le resulta una vergüenza la falta de memoria que tiene la población. Recuerda que hace sólo dos semanas se estaba haciendo triaje para priorizar a quién se le enviaba a una Unidad de Cuidados Intensivos. Le resulta escandaloso que periodistas de cadenas nacionales privadas, untados con millones de euros o la televisión pública cómodamente sentados en sus estudios se permitan la licencia de hacer la política más rastrera que existe, defendiendo a sus líderes políticos sin el menor rubor.

Me recordaba que, en una guerra, como se ha dado en calificar esta crisis sanitaria, los muertos son sagrados para los contendientes. ¿Pueden decir lo mismo nuestros políticos de los muertos que ha habido en España? Me preguntaba amargamente. Este amigo ha hablado con compañeros en la península y todos esperan que pasado el momento crítico y cuando las aguas vuelvan a su cauce los responsables políticos lo paguen.

Por otra parte, se indignaba ante algunos sin vergüenzas políticos que menosprecian el trabajo de los cuerpos de seguridad del Estado. Policía, Militares, Guardia Civil, Funcionarios, Repartidores o Trabajadores autorizados que son criticados o alabados dependiendo del interés y de la bandera para la que trabajan. No es de recibo que vean a su pueblo muriendo, cayendo como moscas y rechacen la instalación o desinfección porque es España quien les va a ayudar. Para él lo más sorprendente es que aún existan habitantes de esas comunidades que lo justifiquen. Y lo más insoportable es ver como este gobierno se mete el rabo entre las piernas y soporta la situación. ¡Increíble!

Son muy pocos los políticos que han estado a la altura de la situación, según esta misma persona, el presidente de Canarias ha hecho una gestión impecable y está recogiendo los resultados. Mientras tanto, el gobierno de la nación camina como pollo sin cabeza, ruedas de prensa de película cutre que lo único que consiguen es el cabreo de la población. Ministros y ministras, como les gusta a ellos denominarse, que no tienen ni idea de por dónde andan.

Y recuerda una vez más, mientras tanto están cayendo los soldados de su guerra porque les han dado pistolas de juguete y armas defectuosas. Increíble que todavía pongas la televisión, radio o prensa y escuches que defienden la gestión del gobierno. Que se pongan en primera fila con una mascarilla fake –palabra de moda– y que luego vayan a su casa.

Tengo que agradecer la conversación y guardar su anonimato pero repito una vez más: Cuando todo acabe, habrán muchas explicaciones que dar.-Confucio.

Licenciado en Filosofía

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.