Pero, ¿en qué quedamos?

Mientras Canarias quiere reactivar su economía y la movilidad de los ciudadanos, Madrid nos mide por el mismo rasero que otras comunidades

Ángel Víctor Torres y Pedro Sánchez./ A. Chaves-Diario de Avisos.

A este paso, el presidente Ángel Torres, cuya gestión en la crisis ha sido implacable, va a tener que enfrentarse al tal Sánchez, que no da una. El Ejecutivo canario está de acuerdo en levantar restricciones, volver poco a poco a la actividad económica y liberar de su encierro a los ciudadanos. Y librarlos de la ruina absoluta. Pero Madrid dice que las medidas sanitarias las toma el Gobierno central. Así que el pacto que gobierna en Canarias va a tener problemas, sobre todo con el Aseregé de Casimiro Curbelo y la Nueva Canarias de Román Rodríguez. Y sin ellos no hay pacto. Me parece normal que el Gobierno de Canarias se imponga a los inútiles de Madrid, verdaderos responsables morales de los 20.000 muertos y de los miles de casos de coronavirus. Como reza un whatsapp que he recibido: “Si para sacar a los niños a la calle han tenido que rectificar cuatro veces, imagínate para sacar al país entero de la crisis”. Es para echarse a correr observar las actuaciones del patético Sánchez y de su consejero aulico, el comunista Iglesias , que tiene al otro bien agarrado por salva sea la parte. Tenemos un inútil como presidente, tachado por algunos de sicópata y por otros de sociópata, por otros de fatuo y por otros de tonto de capirote. Yo no sé en qué categoría situarlo, pero desde luego sí es alguien incapaz de gobernar con sentido, de lidiar las crisis con tino y capaz de arrastrar a su partido –que era serio hasta que lo destruyeron entre Zapatero y Sánchez—al abismo. ¿Es que ya nadie se acuerda del otro tonto, de Zapatero, negando la crisis de 2008 hasta que la ola lo sepultó? ¿Es que ya nadie lo recuerda sentado en una tribuna mientras pasaba ante él la bandera de los Estados Unidos de América? ¿Es que nadie lo recuerda haciéndole el trabajo sucio a Maduro, hasta que Trump parece que lo ha amenazado con procesarlo por presuntos delitos muy graves y con ponerlo en la lista de las agencias norteamericanas y hasta ofrecer una recompensa por su captura? Sólo entonces se ha tranquilizado. Cuidado con la deriva de algunos gobernantes españoles, que pisan terreno pantanoso, que no tiene nada que ver con la libertad. Total, que Canarias quiere salir del encierro, abrir los hoteles con las debidas precauciones, liberar con calma de la prisión domiciliaria a los ciudadanos y obrar de acuerdo con la situación sanitaria de la comunidad autónoma, que es razonablemente buena. Pero Madrid no la deja. Ángel Víctor Torres va a tener que hablar alto y claro con Sánchez, porque yo creo que tampoco él se fía de Sánchez. Hay muchas grietas en el Gobierno central, grietas importantes. El enfrentamiento PSOE-Podemos es evidente, pero Sánchez es un rehén, como parece archisabido. Que nos deje quietos a los canarios, que los canarios sabemos lo que nos conviene. Y que nos mande material sanitario, que no ha cumplido con las necesidades de las islas, como era su obligación. Y que se deje de interferir en la labor de las autoridades canarias, que lo han hecho mucho mejor que él. Y que adopte medidas para las pymes y los autónomos porque llega el día 30 y hay que volver a pagar a Hacienda. Si no, recargo y palo.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.