Pecado original

Lo mejor sería darse un puntito en la lengua

Peccatum originale originatum, según la teología, es un estado adquirido y no un acto cometido por el individuo. Para católicos, protestantes u ortodoxos el bautismo libera del pecado original a sus nuevos miembros.

Si pensáramos en la política como una religión –para algunos casi lo es– los que acceden a ella deberían controlar los pecados que arrastran para poder criticar libremente todo aquello que estimen oportuno y les dé cierto rédito entre el populacho.

Resulta cansino hablar un día sí y otro también de las contradicciones que encontramos en los rollos que sueltan los políticos que nos está tocando sufrir.  En su momento comenté que, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Todos creen estarlo.

Si el pueblo analizara con amplitud de miras los mensajes y descalificaciones que se cruzan podrían observar que la vergüenza política brilla por su ausencia.

Los que tienen implantado en su cerebro el chip sectario, serán incapaces de criticar los mensajes de sus líderes, sólo verán por sus ojos y repetirán como loros sus mensajes. Vivirán miserablemente, pero serán felices por ver a sus amados líderes en su poltrona.

Para esta gente parece valer cualquier excusa para meterse con su rival político, con el sistema o con todo lo que se menea. Da igual que detrás lleves la mochila cargada de piedras que deberían lastrar sus lenguas, pero no…les da lo mismo, saben que la incultura a la que han condenado al pueblo ya está dando resultados.

Decía Jules Renard: “Nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener.” Supongo que a alguno le sonará de algo esta reflexión. Deberíamos estar cansados de escuchar criticas sin sentido.- Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.