La nueva Inquisición

Las Redes Sociales se han convertido en la “Nueva Santa Inquisición”

Fragmento de "Auto de fe", pintado por Pedro Berruguete en 1475.

Según la Real Academia de la Lengua, Inquisición es la acción y efecto de inquirir; esto es, indagar, averiguar o examinar cuidadosamente algo. En su segunda acepción nos habla del Tribunal eclesiástico que inquiría y castigaba los delitos contra la fe.

La Nueva Santa Inquisición nos ha llegado en pleno siglo de las tecnologías y del conocimiento global por medio de las Redes Sociales, ese enorme estercolero putrefacto que permite que cualquier tonto con teclado y conexión vomite y excrete toda su bilis en Internet.

Cuando te registras en una Red Social debes tener en cuenta que vas a estar dispuesto a soportar a toda una pléyade de idiotas –tienen nombres en inglés como trol, hacker, faker…– y que nos intoxican con sus malas digestiones.

En estas redes antisociales y antisistema se encuentra todo el abanico de tendencias políticas, sociales, religiosas, sexuales, económicas del Orbe. Los más listos “podemos” dedicarnos a intoxicar con nuestra “vox” todas las tendencias “populares” o “sociales” intentando arrimar al “ciudadano” a su ideología.

Si opina usted algo a favor o en contra de algo…lo tiene muy crudo. Le saltarán a la yugular, le destrozarán… de hijo de puta o subnormal para arriba recibirá todo tipo de halagos y aprecios. Le saltará el “Tomás de Torquemada de turno para ponerle a “caldo pota”.

Resulta lamentable que, la incultura a la que nos hemos visto abocados por la nefasta política educativa del gobierno español, nos obligue a soportar en las Redes Sociales a individuos que lo más interesante que tienen es una conexión a la Red.

No se le ocurra a usted comentar algo en Facebook o Twitter que se salga de la norma que los troles, calzados con chancleta pseudo progresista les resulte molesta u ofensiva. Para estos individuos con oído selectivo, lo único que les interesa es escuchar lo que les gusta.

Atrás quedan los tiempos de tertulias y cambio de opiniones en los que respetaban opiniones, ideologías o sentimientos religiosos. Los usuarios de estas redes se creen en posesión de la verdad absoluta y les importa un pimiento lo que piensen los demás.

Tenemos ejemplos de todos los colores, todos ellos lamentables, en los que se destrozan a las personas, instituciones, partidos políticos con razón o sin ella. Es inaceptable. Nuestra sociedad presume de la cultura que tenemos y de los avances sociales que nos hemos dado. Los nuevos inquisidores ya no tienen hoguera, ahora poseen un teclado y una conexión a la Red…un peligro. La locura más próxima en el tiempo, en Estados Unidos y un loco con poder.-Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.