España y su memoria RAM

España es el país que cada noche, cuando duerme resetea su memoria RAM y olvida su historia

La memoria RAM es la que se usa en un dispositivo y que almacena de manera temporal los datos de los programas que estemos utilizando en ese momento; si apagamos nuestro ordenador la memoria RAM se pierde.

Este tipo de memoria podría ser equiparable a la de los españoles cuando se van al catre, cerramos los ojos y nos dormimos y al día siguiente habrán multitud de sucesos que no seremos capaces de recordar.

Mi teoría es esta: Me despierto, pongo la radio y me indigno por lo que escucho. Cojo mi coche y voy al trabajo (si tienes suerte de conservarlo) y me indigno porque las infraestructuras son un fiasco. Me pongo a trabajar y todo es un desastre. Me voy a almorzar al bar y está cerrado por el virus. Regreso a casa y me vuelvo a cabrear por nuestras carreteras. Pongo la tv y me encabrono…me acuesto y hago reset.

Resulta que anoche no dormí, no hubo reseteo del sistema. La mente se puso a hacer un largo recorrido de los últimos años de España y fue cuando me di cuenta que la casta nos está tomando el pelo, del revés y del derecho.

Nos distraen con el emérito, que tiene cojones si es verdad lo dicho, pero se olvidan de su puñetera chepa. Estoy mirando al techo y me acuerdo de los dos camellos que se reían de otro por la peta que tenía. Cuando hablo de peta no me refiero a coleta, me refiero a peta.

Me viene a la mente aquel pasaje de los Santos Evangelios: “Jesús dice: Te digo de verdad: esta noche, antes de que cante el gallo, me negarás tres veces». Pedro le dice: ‘Aunque tenga que morir contigo, de veras no te negaré’. Lo que viene después son, efectivamente, las tres negaciones de Pedro.”

Muchas negaciones sobre pactos con negacionistas de los asesinos etarras o con golpistas independentistas, pero lo cierto es que ha pasado como con el Apóstol. Los límites de la sinvergonzonería no tienen parangón.

Otros de allende los mares se rasgan las vestiduras con las donaciones de algún empresario o con pensiones mínimas, pero… ¡Amigo, yo te contrato en negro! Lo curioso es que los que debería de estar in vigilando parece que están en otras cosas.

Sigo mirando al techo y el sueño no aparece. Me imagino en unas vacaciones en Lanzarote a costillas de mi madre, se llama Patri, e invitando a mis amigos a “todo tren” a costillas de las perritas de la vieja Patri.

No estaría mal tirarme unos días, con más amigos, en algún paraje o parque nacional. Resulta que tengo una buena tarjeta a costillas de la viejilla, la tal Patri, para contonearme como si fuera un chico Martini, eso sí… sin poner un puto duro.

Por fin me duermo, en mi colchón nuevo. Mira que dije que no podría dormir tranquilo si llegaba a acuerdos con los asesinos y los golpistas…pero arrimo la mano a mi mesilla de noche y toco mi tarjeta sin límite, mañana todos nos despertaremos y nada quedará de la memoria RAM.- Confucio

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.