Gimnasio o biblioteca

El conocimiento parece estar reñido con el músculo

El futuro sólo tiene un horizonte: la vacuna de los laboratorios Pfizer. Pero hasta que llegue ese esperado acontecer, muchos seguirán muriendo mientras otros tantos continúan matando. Y digo esto porque me parece abrumadora la cantidad de información que al respecto sigue siendo actualidad en los medios. Me refiero al elevado número de asesinos sueltos que siembran el pánico entre la población de manera gratuita; por un quítame allá esas pajas, por algo tan baladí como cambiar de pareja, cobrar un seguro, robar un bolso, o simplemente por despecho, por poner sólo unos pocos ejemplos de los muchos que concurren en los llamados delitos de sangre, con ensañamiento incluido.

No estoy del todo seguro que el padecimiento de esta pandemia que nos asola pueda estar asociado a tanta violencia, pero no parece casual su aumento si tenemos en cuenta el número de asesinatos perpetrados en este último año. Claro que la sorpresa de ese aumento criminal podría estar en consonancia con el mayor número de horas que, debido al confinamiento, pasamos ante el televisor y, en consecuencia, noticias de este tipo concurren en los telediarios.

También es cierto que los reality shows se han multiplicado escandalosamente y los concursantes sufren lo suyo poniéndose a disposición de los caprichos de avezados guionistas para regocijo del público en general. Los escándalos populares en los distintos platós de las distintas cadenas se consumen ávidamente a falta de algo mejor que ofrecer al televidente y ello crea un apetitoso caldo de cultivo que no sólo parece válido para según qué segmentos de consumidores, sino también para según qué tipos de comportamientos sociales.

¿Qué decir de los gimnasios? Nunca como ahora la asistencia a un gimnasio poco tiene que ver hoy con la práctica de un determinado deporte. El culto al cuerpo en exclusiva ha sustituido prácticamente a la competición deportiva. Los abdominales se llevan la palma y en ello radica hoy la verdadera competición. La meta consiste en superar los de Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos, o lo que es lo mismo CR7 y SR10. Mientras tanto, las neuronas de los participantes continúan en inferioridad de condiciones frente a la testosterona.

Me he apuntado a un gimnasio, -le decía alguien a un amigo-, y no he bajado de peso ni un solo kilo. Tendré que ir a preguntar a ver qué pasa.

Mientras tanto, las bibliotecas públicas a medio rendimiento. El conocimiento parece estar reñido con el músculo, órgano, por otra parte, ideal e imprescindible para poder participar en las Olimpiadas con cierto éxito, pero del todo punto innecesario para jugar una partida de ajedrez en condiciones, por poner sólo un ejemplo.

Zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.