viernes, junio 25, 2021

Vivir del cuento

España es el país donde vivir del cuento se ha convertido en un arte

Cada día estoy más convencido de ello, vivir del cuento es todo un arte en el que los españoles somos verdaderos doctores Honoris Causa. Basta con leer los periódicos para darnos cuenta de la ingente cantidad de vividores que nos rodean.

No hablo de un presidente que presuntamente plagió su tesis doctoral, tampoco del nepotismo que rodea a la clase política. Si enumeráramos los casos desde Finisterre a Orchilla nos sorprenderíamos de la cantidad de electricistas especializados en enchufes que tenemos.

Resulta lamentable observar los titulares Clickbait que nos encontramos en la prensa digital. Titulares con tipografía espectacular como: “Cuando leas esto, jamás creerás a tu mujer”, “Lo que se esconde detrás de las verduras” además de mucha publicidad encubierta nos hace hacer clic en ellos.

Esos toques en el ratón generan pingües beneficios en estos medios que tienen nombres y apellidos. Les invito a rastrear en los medios y comprobar que lo dicho en este artículo se ajusta a la realidad. En cierta manera es vivir del cuento.

Los cuentistas de antaño, más tradicionales, pretenden vender humo. La decadencia del comercio tradicional, de la seriedad de antaño, de los medios de comunicación social e incluso de la familia tradicional está consiguiendo que los jóvenes y jóvenas estén más perdidos que un pulpo en un garaje.

Los valores de la sociedad actual no están claramente definidos y eso es un enorme problema. Los estudiantes a los que tengo acceso se están autocensurando por miedo a ser estigmatizados por el buenismo que se ha institucionalizado.

La juventud está absorbiendo un mensaje erróneo que les está llegando por las Redes Sociales y Medios de Comunicación. La ley del mínimo esfuerzo, cuanto más engaño más consigo, para qué formarme si no voy a tener trabajo… y así un montón de tópicos.

Pensar en 2.050 es una idea fantástica. Pensar en 2.050 pensando que vas a ser quien gobiernas es una cagada. Los políticos que nos está tocando sufrir son los responsables de llegar a un consenso para nuestro futuro para conseguir que las generaciones venideras puedan conseguir una nación fuerte.

Me da la impresión que con estos mimbres lo tenemos muy crudo. Me da la impresión que por decir “una nación fuerte” me llamarán facha. Me da la impresión que los cuarenta años de dictadura franquista siguen latentes.

A la izquierda le interesa resucitar La Momia y la derecha es incapaz de desmarcarse y posicionarse… ¡Así nos va! –Confucio.

Artículo anteriorFeliz día, África 
Artículo siguienteCruz Roja Responde
RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Charlatanes Científicos

Mal empezamos

Cruz Roja en 2020

El colchón