Traicionados

El ministro que no sabe decir Arguineguin

“Alea iacta est”, o se encuentra una solución a esta traición del estado para con Canarias o nos pasará como al César.

Si algo habrá que agradecer al ministro que bajó a ver al moro es que consiguió la unanimidad de todos los partidos políticos canarios en exigir una solución inmediata a la crisis humanitaria que estamos padeciendo todos.

La padecen los que arriesgan sus vidas para saltar el charco en busca de nuevas oportunidades y la padecemos nosotros. Sobrepasar la capacidad sanitaria y social, arriesgar el único sector productivo de las islas es una irresponsabilidad del gobierno.

Desde las cálidas moquetas del Congreso de los Diputados los ministros del ramo no hacen otra cosa que clavar sus espuelas para maltratarnos y menospreciarnos. Resulta insoportable que el godo de turno venga haciéndose el interesante.

Una diputada canaria ya dijo en sede parlamentaria: ¿Hace falta un MPAIAC para que se tenga en cuenta la idiosincrasia de nuestra tierra? No, no hace falta. Lo necesario es que esta nueva castuza, la que está en sustitución de los viejos, y los nuevos bolivarianos se ocupen de lo que preocupa.

Miles de personas se hacinan en Canarias. ¿Cómo se las apañó el ministro que bajó al moro para decirle que en el puerto de Arguineguin se estaba en el caos humanitario? Ni se molestó en aprender a decirlo para su respuesta en el Congreso. Claro, en catalán o euskera bien que se afanan en hablar correctamente, no vaya a ser que los indepes se mosqueen.

Este gobierno pasará a la historia. La economía se ha ido a tomar por el saco, han provocado el enfrentamiento –en el peor momento– y la división entre la población, son incapaces de solucionar nada. La incompetencia y la presunción de belleza de los amados líderes de ambos partidos es vomitiva.

Si el cincuenta por ciento de lo que se publica en distintos medios de comunicación de ámbito nacional es cierto, es para echarse manos a la cabeza o para encomendarse a algún dios o al diablo…a alguien que nos saque de este lio.

Volviendo a la crisis humanitaria y social decir: No se puede ser más incompetente. Señor presidente, señor co-presidente…ministros; dejen de mirarse al espejo, están muy guapos…pero solucionen esto ¡Ya! –Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.