miércoles, diciembre 1, 2021

Los nostálgicos

“La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.”

España siempre ha sido un país difícil de mirar y comprender, y no me refiero a su aspecto físico. Política y sociedad se han convertido en un pozo donde los orgullosos se consuelan a sí mismos por las cosas que hacen y dicen.

Los nostálgicos, de uno y otro color, viven anclados en su estupidez. Los rojos con ensoñaciones republicanas y los azules deseando el retorno del dictador o alguien similar. Lo más sorprendente es comprobar como personajes que parecen presuntamente inteligentes; habrán pasado por la Universidad, pero ésta no ha lo ha hecho por ellos.

Ambas dos Españas, la de uno y otro color, parecen empecinadas en cometer el mismo error. El Régimen del 78 ha sido digno de estudio y elogio por multitud de países, pero claro, el nuestro es distinto y somos absolutamente incapaces de reconocer que los últimos cuarenta años han sido los de mayor desarrollo. Preferimos echarnos basura sobre nuestro tejado.

Nos hemos dado una Constitución refrendada por la inmensa mayoría de españoles. Tenemos una bandera que nos aterroriza poner por culpa de los intolerantes de uno y otro bando. A unos les gusta la gallina y a otros el morado. Hay un Jefe del Estado al que cada vez que a un pirómano se levanta con ganas de insultar ahí va y lo larga. Y lo que ya es la carava en bicicleta es que según el color político quieren una Constitución a su medida.

Toda esta pléyade de universitarios, licenciados, doctorados, políticos profesionales, opinadores televisivos y hasta yo mismo somos incapaces de ponernos de acuerdo y llegar a un consenso. Si algo tuvo de bueno el 78 fue llegar a un acuerdo de país, eso que llena la boca a los más progres.

Resulta muy descorazonador escuchar discursos donde se prometen millas y castillas sin en el mínimo rubor, hacen buena la frase del primer presidente de la democracia: Puedo prometer y prometo y ya sabemos cómo acaba la historia. Habría que repasar los programas electorales y ver cuánto se ha cumplido y cuanto no.

Pero resulta aún peor ver cuantos voceros de todos los colores sirven para proyectar esas ideas que el populacho se cree a pies juntillas. “La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.”.–Confucio.

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES