jueves, octubre 28, 2021
InicioEL RINCÓN DE CONFUCIOEl deporte nacional

El deporte nacional

Menudos individuos nos rodean

El Deporte nacional de España, ahora que se acerca nuestra Fiesta Nacional, ha dejado de ser el fútbol para convertirse en el pim, pam, pum en los medios y redes por todos aquellos que se creen con el derecho de faltar el respeto amparándose en la libertad de expresión. Esta libertad es unidireccional, cuando les tocan las narices a independentistas, comunistas, republicanos de medio pelo y toda la progresía chancletera, todos éstos se convierten en personajes de piel muy fina.

El mejor jugador de todos los tiempos de baloncesto de este país, nacido en ese lugar donde los acosadores políticos campan a sus anchas, ha recibido todo tipo de insultos en las Redes Sociales por anunciar en un acto su retirada, todo por hacerlo en la lengua oficial de su país.

Los insultos que pueden leerse en las redes, sobre todo la del pajarraco azul son muy significativas: “p–o ñordo de m—-a”, “botifler de m—-a “catalán de m—-a”, “que te fo—-, hijo de p—”, “vendido traidor espanyolot” o “p— colaboracionista”. Resulta sorprendente hasta dónde puede llegar el sectarismo indepe.

En alguna ocasión he dicho que este pueblo lo consideraba educado y culto, debo retirar esas palabras, algunos por acción y una gran mayoría por omisión han convertido a esta autonomía española en un pozo cargado de personas vulgares; republicanos de una república inexistente; presuntos demócratas en el más puro estilo goebbeliano.

Decir todas estas “lindezas” públicamente a un deportista de élite, que ha llevado el nombre de su país, su región y su pueblo por todo el mundo es incalificable. Los insultos vertidos por esta buena gente, nada violenta, tolerante y sobre todo demócrata los califican. Supongo que cuando escribían todos estos calificativos se estaban viendo reflejados en su pantalla.

Que sigan emponzoñando su bandera cubana tuneada de rojo y amarillo; que sigan exigiendo sus disparates mientras los más listos han llenado su buchaca y sobre todo que el resto de la población siga en silencio mientras destrozan el prestigio de su comunidad autónoma.

En España se ha instaurado el régimen de la autocensura, todo aquel que piense de una manera distinta que los republicanos, independentistas, bolivarianos, comunistas o podemitas se convierte automáticamente en un facha y son tildados de fascistas. Verdaderamente, toda esta pléyade de “demócratas” son los auténticos fascistas, no soportan que nadie piense distinto.

Mención aparte deben tener algunos medios de comunicación sectarios, sólo se hacen eco de las informaciones que atañen a la monarquía, a la presidenta de la Comunidad de Madrid, los presuntos chanchullos del Emérito… pero callan como puertas vulgares de todos esos insultadores profesionales que pululan por la piel de toro. Una auténtica vergüenza. ¡Ellos son los ñordos!

Artículo anteriorRoger  Scruton
Artículo siguienteLa perfección de la voz
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES