Cuestión de suerte

Es maravilloso ser un privilegiado

La verdad es que no hay nada como ser nuevo rico. Yo tengo mucha suerte de tener una despensa en mi casa con los mejores jamones de bellota que hay en el mercado, pero soy consciente de que hay gente que para echarse a la boca sólo tiene un jamón corriente, cocido o en el peor de los casos no tiene ni comida suficiente; pero como decía un antiguo presidente: “estamos trabajando en ello”. Así que, el que no tenga nada que comer, no se preocupe. El señor vicepresidente y su gobierno, porque se ve que el doctor fake pinta poco, están trabajando en ello, como el del bigote y las patas sobre la mesa con el gringo desbocado. Seguramente los más listos se habrán acordado de toda mi familia… con razón; exactamente igual me pasó cuando escuché la misma afirmación en boca de un político venido a más gracias a la inoperancia de los partidos socialistas y ciudadanos para llegar en su momento a un acuerdo de gobierno. Pues bien señores, no se escandalicen sustituyan jamón por jardín y comida por piso. Los Mismos, ese grupo tan bonito que cantaba a las flechas del amor, dirán que no es equiparable y es cierto. No es lo mismo comerse un bellota que un pata chicle. No es lo mismo vivir en una mansión que en un cuartucho sin ventanas al exterior y tampoco es lo mismo decirlo en un diario On Line que largarlo sin mosca y sin ningún tipo de vergüenza política en sede parlamentaria. Ahora, es el turno de los que desde la plaza pública gritarán mirando hacía el poncio de turno “crucifíquenlo”; crucifique a todo aquel que ose hablar mal del tipo este de la moña o al que sale en el plasma los sábados a la hora del almuerzo. España, España…quien te ha visto y quien te ve.-Confucio.

 

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.