martes, septiembre 21, 2021
InicioEL RINCÓN DE CONFUCIOCatólico, monárquico y de derechas

Católico, monárquico y de derechas

Las tres palabras prohibidas en la Espanzuela progre

Hace unos días estaba con un amigo tomando unas cervezas con alcohol en una terraza de Santa Cruz y “para variar” salió a relucir la intolerancia que en estos momentos estamos sufriendo en Espanzuela.

Mi amigo es católico de los que van a Misa y hasta comulgan. Monárquico convencido y votante de las gaviotas que vuelan por la derecha. Él es muy respetuoso con todas las normas, jamás le han puesto una multa, en su empresa trabajan unos emigrantes con todas las de la ley y sus hijos tienen la tendencia sexual que creen oportuna.

Hay cosas que verdaderamente le molestan a mí amigo; que lo llamen facha o fascista por ir a la iglesia o votar por la derecha. Que lo llamen imbécil por ser monárquico o que le digan explotador por tener empleados de otra nacionalidad y color. Aclaro que su empresa está legalmente constituida y sus trabajadores encantados con el trato, el sueldo y con él como persona.

Me comenta mi amigo –sin perder los papeles– que le toca mucho las narices que presuntos progresistas, republicanos de boquilla o boca chanclas y todos estos inclusivos de nueva hornada lo único que saben es largar en los medios y las redes, pero de arremangarse y currar…como que no.

A ninguno de estos que cobran del Erario se les vio arrimando el hombro durante la pandemia y lo que queda de ella. No entiende a los jóvenes “oenegeros” que se dejan comer la pelota con cantos de sirenas, sacando la cara por los necesitados mientras los apoltronados están en sus moquetas.

Dice mi amigo que Espanzuela es un país cojonudo que aún, teniendo los políticos que nos toca sufrir hay gente que ha sido solidaria. Este fin de agosto ha sido el Día Mundial de la Solidaridad y de eso en esta tierra sabemos mucho. Los colectivos de jóvenes y mayores a los que les cuesta dinero trabajar en beneficio del bien común sin esperar nada a cambio.

Sin embargo, todavía hay viejos y jóvenes pensando en pajaritos preñados…en la subvención o en la ayuda oficial. Viejos y jóvenes echando la culpa a los otros, a los que estaban sin darse cuenta que ya han pasado un par de años de la nefasta derecha. ¿Pero qué se han creído estos voceros del populismo? ¿Qué somos tontos? ¿Qué pasa con el recibo de la luz? ¿El precio del combustible? ¿Los alimentos? La culpa es de la gaviota.

Estos burguesitos que viven como reyes, aunque sean republicanos, les está haciendo falta aprender a leer y a interpretar lo que leen… pero quizás eso es mucho pedir.–Confucio.

Artículo anteriorBoa constrictor
Artículo siguiente“El Puntito» de Cruz Roja
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Prensa Online

El cielo y el infierno

Extrema derecha

La Palma