Buitres

Algunas funerarias se están poniendo las botas con el coronavirus

La vicepresidenta económica criticó que no es el momento de hablar de derogar la reforma laboral porque introduciría una elevada incertidumbre. (K.I.).

Me gusta leer la prensa –aunque en ocasiones me indigne–, la última aberración que he podido leer es sobre el abuso de las funerarias con la pandemia que nos ha tocado sufrir. El diario online “El Español” publica este viernes un artículo sobre el enorme negocio que están obteniendo estas empresas con la tragedia. Al final de estas líneas les facilitaré el vínculo para que puedan indignarse como yo. Resulta surrealista que mientras numerosas empresas privadas invierten colaborando con la población –aunque al impresentable vicepresidente de las moñas le resulte molesto– dedicando dinero y trabajo para intentar paliar la tragedia que vivimos, las funerarias están haciendo el agosto y, según este diario, de manera cuestionable. Según parece, están pasando facturas con conceptos surrealistas. Esto no puede ser, el gobierno es siempre el último responsable de las actitudes poco cívicas de las empresas. El control no debe hacerse exclusivamente al incívico de turno que le da por sacar al perro a pasear a veinte kilómetros de su casa. Aprovechar el dolor y el duelo de las familias en estas circunstancias sólo tiene un nombre: Buitres…Hienas…lo que a usted se le ocurra. Esta situación pasará, eso seguro. Lo superaremos pero el gobierno de este país debe ponerse los guantes, trajes epi, gafas… o todo aquello que no han suministrado a nuestros sanitarios y fuerzas de seguridad; unos guantes que lleguen hasta el codo y meter las manos hasta el fondo de la mierda. No es asumible que miles de personas se estén jugando su salud, en ocasiones simplemente por solidaridad, para que unas macro empresas dedicadas al negocio de la muerte hagan su agosto. El murciélago o el pangolín son “mejores personas” al lado de estas multinacionales de la muerte.-Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.