martes, agosto 16, 2022

Barcelona

¡Qué bonita es Barcelona!

Decía Jorge Sepúlveda en su Foxtrot compuestos por Manuel Moreno: “Qué bonita es Barcelona/ perla del Mediterráneo./Qué bonito es el color en su cielo tan azul,/en invierno y en verano…/donde juntos puso Dios el trabajo y el amor/ desde el mar al Tibidabo”… y remataba diciendo que está rodeada de montañas, centinelas de su paz. A cada turista, cuando visita una ciudad monumental, le vienen a la mente los tópicos que la cultura popular le ha inculcado.

Hace algunos años que no he podido visitar la Ciudad Condal, conocida así porque en el siglo IX el norte de esta región era tierra de condes y condados, una verdadera comarca del imperio carolingio conocido como Marca Hispánica. En esa época fue uno de los focos resistentes al Califato de Córdoba y su imaginaria frontera fue creada por Carlomagno con el fin de defender Francia de los musulmanes. En Barcelona se organizaban estos condados regidos por don Ramón de Berenguer, uno de sus sucesores Ramón de Berenguer IV contrajo matrimonio con Petronila de Aragón, de esta unión surgió la Corona de Aragón.

En fin, cada vez que indagamos en la historia de España, la de verdad y no la sesgada, nos encontramos con perlas que desmontan determinados sectarismos. Es cierto que Barcelona es una ciudad monumental y espectacular. Hablar de Gaudí, Dalí, Fotuny, Tapies siempre nos lleva a vincularlos con esta ciudad. Siempre se ha relacionado a Barcelona con la cultura y el deporte y a sus ciudadanos se les ha considerado como personas cultas y con la cabeza bien amueblada.

Personalmente me impactó el paseo por el Pueblo Nuevo –Poble Nou– te sumerges en la historia más próxima del pasado industrial de este barrio y como han conseguido convertir enormes naves en coquetos apartamentos o ver en su rambla como conviven la modernidad con inmuebles que sobreviven al paso del tiempo.

Los visitantes se quedan siempre con la imagen de la Plaza de Cataluña y su paseo por Las Ramblas hasta el Monumento a Colón. Las colas para visitar la Sagrada Familia o su experiencia en el Barrio Gótico o la visita al Camp Nou. Barcelona es más que todo eso. Visitar Monjuit no es solo el estadio… el castillo habilitado como espacio cultural descubre una ciudad distinta y una historia tremenda, además de sus vistas al puerto y ciudad. El Pueblo Español, la Plaza de España, Glories o darse un salto desde la Plaza de Cataluña a Caixa ForumCosmo Caixa son visitas muy recomendables.

No puedo olvidar el mercado de La Boquería, siempre es una cita obligatoria visitar un lugar de referencia de la gastronomía y de los productos tradicionales. Mientras tanto hemos visto el Liceo y no muy lejos de ahí el Palacio de la Música o la Plaza de España. Ciudades como Barcelona, además de por el trabajo de sus ciudadanos, ha llegado a ser un centro turístico internacional por la riqueza de su patrimonio material e inmaterial. Invito a indagar sobre sus visitas turísticas, son una auténtica delicia.-Confucio.

Artículo anteriorRegala una sonrisa
Artículo siguienteVacaciones
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

El Falcon

Camino de Candelaria

Rejuvenecido