¡Adiós, Charles Bronson…!

Sobre el papel, la separación de los poderes del Estado es maravillosa

Estos escaparon al vulgar y macarra acto de lanzamiento de cabezas de Barcelona. (Confucio).

En el artículo 14 de la Constitución Española, referente a “derechos y libertades” se proclama que “los españoles son iguales ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

En España la clase política está recibiendo serios varapalos judiciales por pensar que están por encima de todas las cosas. Muchos políticos, demasiados para mi gusto, se creen como Charles Bronson ,“Yo soy la justicia”. Me alegra cuando el Poder Judicial los pone en su sitio.

Cada cierto tiempo aparecen noticias en los medios de comunicación de presuntas irregularidades cometidas por miembros y miembras de la clase política y económica. Muy pocos son los que escapan a la prueba del algodón.

Está claro que buscando de izquierda a derecha o de derecha a izquierda –para que nadie se moleste– hay pan, chorizo y hasta chistorra. Unos meten la mano en la “cacharra’l gofio” y otros más finos en la Blackcard.

Que pongan entre rejas, si así es de justicia, a nobles familiares, presidentes o expresidentes, diputados o senadores no debe hacer que ningún ciudadano se ronche. El problema y lo que produce sarpullidos es que algunos de éstos se crean por encima del bien y del mal.

La sentencia al presidente de la Generalidad, al que se le debería de retirar el título de molto honarable va poniendo poco a poco las cosas en su sitio. El imperio de la Ley debe estar por encima de todas las cosas.

Hay un prófugo de la justicia que va paseando su flequillo por Europa que se ha apropiado del sentimiento de su región. Él –el prófugo cobardón–, se arroga el derecho de hablar en nombre de todos. El tal “pelucón prófugo” debería lavarse la boca con jabón…quizás sólo con eso, podría parecerse a Rafaél Casanova, aunque lo dudo, a este le va más ser un caganer del montón que un héroe para su región.

En esa región española llamada Cataluña hay demasiada gente que se envuelve en la “estrellada” pensando que es una patente de corso para hacer lo que le sale de los timbales y no, así no. Hay demasiada población con miedo a los alabados cuperos.

Cataluña no es lo que es sólo por los catalanes. Deberían aprender los independentistas radicales que canarios, extremeños, andaluces, gallegos… han dado lo mejor de sí mismos para convertir su comunidad autónoma en uno de los motores de este buque que se llama España.

Los independentistas adoctrinados deberían de pensar si lo que quieren como moneda es el pujolín y que el interés a percibir en sus exbancos sea del 3%. No puedo entender como un pueblo al que creía culto se haya dejado engañar de una manera tan fea.

El pueblo catalán, desde mi punto de vista, no solo paga la cama…también los platos rotos de la estulticia de su casta política. Mientras no cambien me da la impresión que las van a pasar muy…mal.-Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.