Serias preocupaciones

De repente llega un momento en el que uno siente mucha mayor preocupación por la sanidad pública y el incremento de contagios que por todo aquello que en materia política debería preocuparnos realmente. Como, por ejemplo, los presupuestos generales del estado, la formación del Consejo General del Poder Judicial o las deplorables declaraciones emitidas por un numeroso grupo de militares retirados.

Personalmente, la materia fecal que sólo me interesa hoy es la que ha depositado mi perrito Patxi al pie de un árbol próximo a casa, después de haber padecido durante los últimos días unas diarreas mucho más propias de la verborrea política de ciertos diputados y militares que de un pequeño, indefenso e insignificante bichón maltés. Esta vez, por fin, han sido unas heces compactas; de aquellas de las que también suelen jactarse algunos otros miembros de gran apetito financiero del parlamento español.

De manera que la buena salud de la mascota familiar va en aumento. Y eso es bueno porque es el único consuelo que nos queda frente a la tragedia política en ciernes y el probable drama de un aumento de contagios en Navidad; sobre todo ahora en que, por tradición familiar, todo el mundo regresa a casa totalmente confiados de sí mismos y envueltos de ese espíritu navideño que desdeña toda intromisión de parientes en asuntos domésticos tan delicados como la estrecha relación entre la parentela.

Siento haber tenido que expresarme de manera tan escatológica ante el panorama que se avecina, pero la salud de mi perro además de la pureza de mis temores exigía de tales ejemplos. Estoy completamente convencido de la eficacia de las vacunas en curso y ello significa otro gran consuelo del que todavía no había hablado, pero del que estoy seguro de su éxito inmediato pese a que, según algunos militares retirados, veintiséis millones de españoles continúan todavía en un serio peligro de muerte. Y el resto, con la muerte en los talones.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.