lunes, mayo 23, 2022

Pegasus

En mi último artículo de la pasada semana no conocíamos aún la presencia en España de ese poderoso software llamado eufemísticamente Pegasus, diseñado por los servicios de inteligencia israelíes y de venta, según figura en su publicidad, para todos los gobiernos interesados en su eficacia de penetración en cualquier móvil que esté a su fulminante alcance.

De manera que este nuevo descubrimiento pone en duda, desde el punto de vista logístico, la deformación profesional que se le ha venido presuponiendo al Centro Nacional de Inteligencia español con respecto a su interés particular en tratar de espiar al máximo posible de políticos españoles en su afán, según afirmaban los medios de comunicación en su día, de jugar con ventaja en favor del Gobierno de la nación.

No sorprende que la diabólica presencia incorpórea de Pegasus haya agitado los alardes de los medios de comunicación en presentar como culpables al CNI, responsable como todos bien sabemos, de la seguridad integral del estado por encima de otras consideraciones políticas de gobierno. Tal es así que, ahora, nadie sabe muy bien quien o quienes son los verdaderos responsables de dichas escuchas telefónicas a distintos políticos implicados del PSOE.

¿Hemos sido espiados desde el exterior utilizando Pegasus? o ¿Pegasus ya se encuentra en poder del CNI al servicio de su propio beneficio?

Sea como fuere, lo cierto es que, por el momento, no deberíamos adelantar acontecimientos hasta que una investigación a fondo consiga depurar las responsabilidades exigidas de todos aquellos que hayan podido haber estado involucrados en la sustracción de datos de los distintos móviles de otros tantos políticos españoles.

Al parecer, Esquerra de Catalunya ya se ha desmarcado de sus sospechas originales y otorgan al PSOE el beneficio de la duda en esa cuestión en particular. Ello nos conduce hasta un enemigo invisible que podría estar vendiendo información a otros países interesados en el devenir de la política española de nuestro siglo que pueda favorecer a sus particulares intereses geopolíticos en la zona.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

Artículo anterior¡Ay, que cruz!
Artículo siguientePancho
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES