jueves, octubre 28, 2021

Humildad

La entereza y la resignación de los muchos afectados por la erupción del volcán en la isla de La Palma, pone de relieve el carácter conciliador de todos sus habitantes. En ningún momento han manifestado su ira contra los elementos de la naturaleza, no han encontrado culpable al supuesto responsable de todas sus desdichas, han sufrido los estragos de la lava asumiendo el riesgo que les tenía reservado el destino, pero jamás han salido de sus bocas ningún improperio contra los caprichos del azar que los ha dejado en la ruina.

Sabedores de los estertores mostrados por la montaña, resistiéndose cuanto pudo para contener el magma en su interior sin éxito, los palmeros son conscientes de que la erupción no fue algo premeditado en contra de sus propiedades y pertenencias, sino que el furor desencadenado desde su interior obedecía a unas leyes que sólo la propia naturaleza es capaz de explicar por sí misma y sin ánimo de crear a propósito tanto perjuicio.

Este respeto y amor por su isla bonita declina toda responsabilidad de culpa al propio volcán y ese es el mayor ejemplo que, en circunstancias tan dramáticas como las que han padecido, enaltece la valentía y el respeto de todos y cada uno de los palmeros por una naturaleza a la que, en absoluto, consideran su enemiga. Sus enemigos, si los hubiere, son otros bien distintos y que suelen desplazarse desde otras latitudes en forma de sunamis y tempestades que nadie espera. El volcán ha cumplido con lo único que podía hacer en aquel momento; que era avisar previamente a su gente de siempre de las intenciones intestinas de las que él mismo se sentía sufridor, pero nunca responsable. Hasta que no pudo más y abrió sus bocas para arrojar el vómito siniestro que le sobrevenía desde una profundidad que no era capaz de precisar. Fuera le esperaban los expertos sin descanso, los distintos medios de auxilio y seguridad que, en gran medida, han sabido paliar con éxito las necesidades más perentorias de todos los afectados por la lava incandescente vertida. ¡Enhorabuena!

Ejemplar muestra de afecto y humildad de todos los palmeros para con su isla bonita.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES