El fantoche

Fontana della Vergogna (Fuente de las Vergüenzas) en la Plaza Pretoria del centro de Palermo, llamada así por encontrarse el antiguo palacio del Pretor.

Pese a su escasa estatura y a permanecer a diario expuesto a la vista de todo el mundo, el fantoche se movía con bastante soltura y no exento de una cierta prestancia al andar a través de aquel espacio que otros le habían habilitado en el interior del glamuroso y grandioso escaparate donde, ufano, se exhibía muy seguro de sí mismo aunque sabiamente aislado del exterior por un grueso paño de vidrio blindado que ocupaba muchos metros cuadrados de luz en el hueco dejado en la pared.

Allí se sentía a salvo y en contacto con el mundo exterior tan sólo a través de su móvil, su email y, sobre todo, de su Blog colgado de Internet; cuando no, desde su columna en el diario local ADN.

Un complejo filtro de seguridad se encargaba de guardar el grueso cristal blindado que limitaba el grandioso escaparate con la plaza pública donde se daban cita diariamente sus innumerables y fieles admiradores con quienes el personaje, a falta de mejor voz, se comunicaba por señas, sonreía y saludaba como saluda la realeza a sus súbditos: con el brazo alzado y moviendo solo la mano, la derecha, desde la muñeca, de izquierda a derecha y viceversa.

El filtro de seguridad estaba compuesto por tres distintos cinturones paralelos entre sí de modo que el exterior, el de los pretorios, el más próximo a los admiradores, distaba del segundo, el de los fíbulas, solo unos veinte metros. Este segundo distaba del tercero y último, denominado el de los fíbulas h., el más peligroso, unos diez metros. Y entre este último y el gran paño de cristal blindado, la distancia apenas media tres o cuatro metros escasos. Tal era la psicosis del personaje

Los pretorios solían poseer sólidos argumentos para convencer. Eran por lo general simpáticos y educados y en ningún caso despertaban las iras de los cientos de peregrinos.

El cinturón de los fíbulas era más represivo, censor de los comportamientos y las actitudes. Solían detener y poner a disposición de sus colegas del tercer y último cinturón a todos aquellos a quienes consideraban sospechosos de alterar el curso de los acontecimientos y que fueran susceptibles de transgredir la ortodoxia y la rigidez de las normas establecidas en su propio beneficio.

Por último, los fíbulas h., con total impunidad, sometían a las decenas de apresados a crueles vejaciones de todo tipo: desde el martirio psicológico hasta el físico y una vez consumados sus criminales propósitos, los prisioneros eran entonces atados de pies y manos y una vez puestos a disposición del Abraham implacable, colocados luego sobre el ara del sacrificio y abandonados a su suerte sobre la vasta superficie de la plaza previamente despejada de militantes. El personaje se felicitaba cada vez por ello.

Ese día, dos infelices que ya habían pasado por todo el doloroso proceso inquisitorial permanecían inmóviles sobre la caliente superficie de la plaza, atados ambos, como era costumbre, de pies y manos y a merced de la voluntad del fantoche.

El fantoche, por entonces, había desaparecido del escaparate, había dejado de estar presente frente a los desgraciados. Estos, por su parte, ignoraban cual iba a ser su último destino en aquellas circunstancias. Se había hecho un silencio fúnebre. Los feligreses se habían retirado a los aledaños. Furtivamente, una minúscula tronera, camuflada en la pared frontal del edificio, se había abierto lentamente a un costado del escaparate, ahora deshabitado, presagiando lo peor. Los reos rogaron clemencia inútilmente. Un tubo negro con un ánima de siete con sesenta y cinco milímetros de diámetro se abrió paso desde la tronera hasta invadir unos veinte centímetros del espacio aéreo de la plaza. Dos estampidos secos y certeros rompieron el aire y los dos spam disparados desde el interior, abatieron sin remisión a sus inmóviles objetivos con la precisión y eficacia con la que acostumbra a presumir el experto francotirador.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.