martes, julio 5, 2022
InicioEL CALEIDOSCOPIODe Madrid al cielo

De Madrid al cielo

La oblicua y lánguida mirada de la presidenta, cargada de una libido política sin precedentes, da lugar a no pocas interpretaciones sobre la manera en que acostumbra a conceder licencias y otros favores cuyos beneficiarios se aprestan rápidamente a desmentir so pena de verse sometidos al ostracismo económico que supone prescindir de todo tipo de comisiones por su angustiado compromiso en favor de una riqueza gratuita, obtenida  fruto de sus múltiples intermediaciones en los momentos más angustiantes de crisis que vive nuestro país y de las que se aprovechan  indiscriminadamente coincidiendo con su falta de ética profesional que, sin la cual,  adquieren, precisamente, ventaja sobre la competencia leal de otros muchos  honestos empresarios.

Haría muy bien Díaz Ayuso en no encandilar con sus encendidas y centelleantes bellas pupilas a esas supuestas jóvenes promesas de la corrupción política españolas y ofrecerles tan solo la delicada sonrisa que se dibuja entre los hoyuelos de sus rosadas mejillas madrileñas y  que no compromete absolutamente a nada para dejarles ir por la senda exquisita de la flor y nata de la sociedad capitalina a bordo de sus espectaculares automóviles de leyenda con los que transitar por la Gran Vía en las tardes de primavera, cuando las señoritas bien, protegidas de vistosas pamelas, muestran sus pantorrillas desde las terrazas de las cafeterías de moda donde las malas lenguas dicen  que se cuecen las intrigas más indignantes que nos podamos imaginar y a las que la prensa del corazón no suele acceder por prescripción casi facultativa.

Mientras, la clase trabajadora esconde sus trapitos sucios entre los vecinos de su barrio sin más eco que el que se atropella en las bocas de los jugadores de dominó del bar más próximo a sus viviendas. Y todo queda en eso porque mañana habrá que volver al trabajo, como de costumbre.

Y como de costumbre, muchos de esos jóvenes tertulianos acuden en calidad camareros a las modernas cafeterías de las grandes avenidas de Madrid a servir Martinis on the rock, Gin & tonics, etc. a la glamurosa cohorte que sólo vive de comisiones y otras similitudes no descritas en los códigos de singular belleza.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES