Conversión

¡Sobre éste Iglesias edificaré mi gobierno!

Foto de Twitter.

Si nos remontáramos a aquella asignatura de mis lejanos años de bachiller de nombre Historia Sagrada, bien podría deducirse que, -así como Jesucristo anunció a Pedro que sobre aquella piedra edificaría su Iglesia-, también Pedro Sánchez con tal de consolidar su actual gobierno tuvo que elegir la figura de Pablo Iglesias para su cometido.  Ya sabemos que es un gobierno de coalición, pero la piedra clave para construir un arco parlamentario con los suficientes votos como para levantarlo con éxito sólo supo ofrecérsela Unidas Podemos, si bien con la abstención ya acordada de Esquerra Republicana.

Pero el peso específico político de Pablo Iglesias, pasa también por analizarlo desde un símil que contempla el Nuevo Testamento y que como he dicho antes comprendía un capítulo de obligado estudio dentro de la asignatura de Historia Sagrada a lo largo de un Bachiller Elemental de notable carácter franquista.

“Mientras se dirigía a caballo hacia Damasco para perseguir y sofocar los conflictos que protagonizaban los cristianos, Pablo recibió el impacto de una cegadora luz proveniente del cielo, desmontándolo de su cabalgadura y dejándole completamente ciego. Ananías, cristiano por entonces instalado en Damasco, le impuso sus manos en nombre de Jesús lo que le devolvió la vista y convirtiéndose al cristianismo”

Todos conocemos la animadversión que desde el nacimiento de Podemos demostraba Pablo Iglesias hacia el Partido Socialista, pero su tardía conversión tuvo lugar a propósito de la encrucijada en la que se había metido Pedro Sánchez. Encrucijada montada por la derecha española para evitar a toda costa que aquellos alcanzaran el poder de forma casi gratuita, lo que parecía imposible sin la inmediata, expresa y definitiva conversión de Pablo en tales circunstancias.

Lo que no alcanzo a comprender es como la derecha española, adalid de todo el bagaje que a su juicio comporta la personalidad e idiosincrasia de un sector de una España profundamente católica, no haya sabido en su momento interpretar estos sencillos pasajes del nuevo testamento y predecir con suficiente antelación que una conversión de tales características acabaría con la hegemonía en el poder del Partido Popular y que había venido ejerciendo durante tantos años. Y todo gracias a que un Ananías Sánchez tuvo la feliz ocurrencia de devolverle la vista al entonces malcriado Pablo Iglesias.

zoilolobo@gmail.com

  • Jajaja!!!! La imaginación unida a la cultura del Sr. Zoilo López, no tiene límites; me ha encantado este artículo, es realmente ingenioso y muy apropiado.
    Mil gracias por compartir con nosotros esa mente tán prodigiosa.
    Un abrazo

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.