Catre o cama turca

Que Irene Montero reivindique su perfecto derecho a meterse en la cama con quien le da la gana no le concede patente de corso para llevarlo a cabo con cualquiera que ella misma elija, porque se supone que el elegido en cuestión tendrá también oportunidad de decidir; tendrá algo que decir al respecto ¡Digo yo! Y eso es lo que también debería ocurrir en el hemiciclo; alcanzar acuerdos factibles entre las partes para llegar a poder yacer juntos en el catre de la política activa de este país.

Con su descalificada intervención, la señora diputada del PP, María Adelaida Pedrosa, ha dado por hecho que Pablo Iglesias es un machista de tomo y lomo por lo que, según ella, la actual ministra de Igualdad debería avergonzarse de tenerle como marido del que, además, se siente sumisa por ser aquel un macho alfa; además de comunista, faltó decirle.

Cuando en un parlamento moderno como es el nuestro se tiene que soportar a estas alturas del siglo XXI intervenciones de tal calado, sobre todo entre mujeres, resulta ser, precisamente éste, un indicador fiable de que la clase política en general está muy por debajo de las expectativas que se espera de un debate parlamentario inteligente y educado, máxime cuando, justo hoy, dará comienzo la moción de cesura contra Pedro Sánchez, presentada por los arrogantes miembros de Vox, que en su deseo de éxito, pretenden arrastrar consigo al Partido Popular, tratando de parecer los protagonistas absolutos de la firme oposición enfrentada a PSOE. Se teme, sin embargo, que sólo con sus 52 votos se encuentren todavía muy lejos de los 176 que les son necesarios para el triunfo. Recordemos que ésta sería la quinta moción de censura presentada desde el comienzo de la democracia y que sólo una, la pretendida en su día contra Mariano Rajoy, resultó ser del todo efectiva.

En otro orden de cosas, con estas dos últimas, son ya ocho las dimisiones que han tenido lugar en la Conserjería de Sanidad de Madrid, lo que da una idea del desconcierto habido en el seno del gobierno de la Comunidad ante el progresivo aumento de tantos nuevos contagios. Al parecer, la presidenta Díaz Ayuso se ha dejado convencer del estado de alarma decretado por Sánchez y a partir de una hora aún por determinar se establecerá el tan temido para muchos, toque de queda.

Habrá que reconocer el revés que tal medida supone, sobre todo, para el sector de la hostelería, pero en ello nos va la vida, sobre todo, cuando la irresponsabilidad de muchos la ocultan frente a las barras de los bares mientras se sacuden de encima el estigma de la pandemia a ritmo de música reggae o rap.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.