miércoles, enero 19, 2022
InicioEL CALEIDOSCOPIOAcuerdos y 12 de octubre

Acuerdos y 12 de octubre

La pugna por el control del Tribunal Constitucional continúa abierta. Sin embargo, PSOE y PP  se animan a reabrir la negociación institucional en favor del Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo, pero en relación al Consejo General del Poder Judicial, nada de nada.

Pablo Casado, con tal de hacer valer su autoridad en el seno del PP, arremete públicamente contra Pedro Sánchez, intentando contrarrestar la ascendente popularidad de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, cuyo discurso político ensombrece los intereses del aspirante en alcanzar la presidencia del gobierno de la nación. El PSOE, desde el punto de vista del presidente del PP , alcanza ahora la categoría de cabeza de turco, frente a la tesitura con la que la presidenta de Madrid insinúa la dedicación irreductible en tratar de ganarse la confianza, no sólo ya de todos los madrileños como bien ella asegura, sino, además, del resto de militantes de su partido que no verían con malos ojos que se convirtiera en aspirante a liderar en un futuro próximo la presidencia de su propio partido y, en consecuencia, su ascensión al poder.

De manera que, pese a las encuestas llevadas a cabo sobre la intención de voto de los españoles, el PP se sitúa de momento en cabeza aunque no cabe la menor duda de que el PSOE hará todo lo posible en consolidar  su política económica consensuada con sus socios de gobierno que permita alcanzar un mayor número de votos como respuesta que le aseguren el liderazgo que tanto desea.

En cuanto a esa fecha tan comprometida del 12 de Octubre para celebrar el Día de la llamada Hispanidad, habría mucho que investigar al respecto porque, aparte de las sangrientas batallas libradas por las huestes españolas en ultramar, fue también necesario contar con la connivencia de la Iglesia en la conquista del llamado eufemísticamente Nuevo Mundo, con el genocidio perpetrado en el nombre de Dios y que, incluso,  permitía a los clérigos católicos poseer esclavos a su cargo en el servicio doméstico y mano de obra gratis en el cultivo de los campos asignados por la Corona española.

Los Países Bajos se han puesto de común acuerdo en revisar su historia relacionada con el colonialismo practicado en el pasado, pero poniendo énfasis especial en la responsabilidad de la Iglesia en relación con la esclavitud perpetrada por los conquistadores entonces, cosa que debería también llevar a cabo España en lo que concierne a los abusos cometidos en Canarias y durante el Descubrimiento de América.

Y los canarios deberíamos saber mucho más sobre la conquista porque, en nuestro caso, desgraciadamente, ésta comenzaría, con todo lo que de expolio ha significado, mucho antes del descubrimiento de América: en el año 1402. Fue un periodo largo que no terminó definitivamente hasta 1496, después de que Cristóbal Colón pusiera rodilla en tierra en el Nuevo Mundo. Hasta entonces, la población aborigen de Canarias sufriría toda clase de infortunios, bastante antes que los amerindios en el continente americano.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

RELATED ARTICLES

4 Comentarios

  1. Los mayoría de los historiadores consultados niegan con rotundidad que Cristoforo Colombo pueda ser tildado de genocida. “Es una figura que hasta ahora no había sido contestada gracias a sus logros en la navegación, por colonizar un nuevo espacio y porque supuso una globalización”, dice Carlos Martínez Shaw, catedrático emérito de Historia Moderna de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y miembro de la Real Academia de Historia. “Sin embargo, hay también un lado oscuro, porque las motivaciones principales de aquel proceso tenían que ver más con el ansia de hallar oro y especias. Los conquistadores se encontraron poblaciones a las que, a veces, destrozaron su vida y cultura, y hubo enfrentamientos con quienes tenían derecho a defenderse de unos intrusos”. No obstante, no se puede hablar de genocidio, porque “no hubo el deseo de exterminar una raza, entre otras razones porque se les necesitaba como mano de obra”, una cuestión que también apunta Pablo Emilio Pérez-Mallaína, catedrático de Historia de América en la Universidad de Sevilla y especialista en la colonización americana.
    Precisamente desde el lado americano, Steve Hackel, profesor de Historia de la Universidad de California, apoya las reivindicaciones indígenas, pero la retirada de la estatua le genera “dudas importantes, porque se ha hecho casi en secreto y sin debate”. Para Hackel, Colón fue “una persona muy controvertida. No propuso ni practicó el genocidio de nativos, pero se le puede condenar por esclavizar a cientos de indios. En cualquier caso, no podemos culparle por las prácticas de los que siguieron sus pasos”. Para el colombiano Mario Jursich, editor y escritor, “está bien documentado que Colón no encabezó ningún genocidio. Los que cometieron desmanes y atrocidades contra los indígenas americanos fueron los que vinieron después de él, los colonizadores”.

    Borja de Riquer, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, considera que calificar a Colón de genocida “es excesivo”. El almirante “fue un viajero, más que un gestor”, y la empresa de América fue “una conquista con todas sus características, en la que los conquistadores se apropian de todo, territorios y personas. Estas historias siempre son violentas”. De Riquer suma una cuestión terminológica. “No hay que hablar tanto de descubrimiento como de conquista y sumisión de una población por una potencia extranjera”. Más contundente contra las autoridades angelinas se muestra el catedrático Santiago Muñoz Machado, miembro de la Real Academia Española, distinguido la semana pasada con el Premio Nacional de Historia por Hablamos la misma lengua, un libro sobre la expansión del español desde la conquista hasta la independencia de las colonias. “No hay nada de qué arrepentirse, ni motivo de condena. Es una agresión cultural retirar los monumentos que recuerdan a Colón”.

    ¡Hay que leer más!

    • Cristobalito:
      Usted pone en mi boca algo que yo no mentado en mi artículo respecto de si Colón fue un genocida o no. Vd, tendría no que leer más sino mejor, porque yo me refiero a la vinculación de la iglesia con los desmanes de las tropas colonizadoras en América y concretamente durante la colonización de Canarias. De manera que haga Vd. una reflexión sobre el particular. En cuanto a lo demás, coincido con Vd. que yo no he sido protagonista de esa historia y que no me siento ni víctima ni culpable, pero si que me hubiera gustado haber conservado la lengua viva de mis antepasados. ¿No le parece?. ¿Sería Vd. capaz de hacerse hoy a la mar para conquistar de nuevo algún país del orbe?
      Saludos cordiales. No obstante, le agradezco que haya leído mi artículo de opinión aunque no coincida con la suya.
      Zoilo López

  2. *Zoilo:
    Efectivamente, hay que leer mejor. ¿En qué momento he puesto en su boca nada? Por más que he releído no lo he encontrado…hay que leer mejor… Zoilo. Que le quede claro que mi interés en entrar a debatir, ni con usted ni con nadie es Cero.
    Usted tiene una fijación enfermiza con todo lo que “huela” a iglesia, monarquía, derechas, ayusos y casados. No dispare en la misma dirección siempre, hombre de dios. Las falacias se construyen siempre de la misma manera.
    Sería una falacia que yo dijera que todos los artistas (pintores, escultores, músicos…) se dedican a vivir del cuento y la subvención. Que hacen sus conciertos, exposiciones y obras de arte pensando solamente en los dineritos públicos. Pues igual ocurre con usted y la monarquía la religión y todo lo que se mueve en su entorno.
    Catalogarlos a todos como usted ha hecho es una falacia, le guste o no.
    Descontextualizar los momentos históricos convierten a las personas que lo hacen en histéricos. Lo que pasó hace 500 años permanece inamovible, nos guste o no. Lo que pasó en la 2ª república ahí está (los “rojos” lo ven de una manera y los “fascistas” de otra) lo idóneo sería que nos contaran exclusivamente la verdad. El problema es que cada uno habla de las cosas según le va y así se generan los problemas.
    Por norma general leo todo lo que se me pone por delante, incluidos sus artículos. Si no lo hiciera solo estaría bebiendo lo que me place y eso, no es buena idea.
    Cristobalito (Cristóbal)
    *Zoilo: Como me llama Cristobalito a secas, yo a usted le llamo Zoilo a secas.

  3. Don Cristóbal:
    Ya imaginaba yo que no saldría incólume de ésta. Le repito que lo que Vd. me aconsejaba era: «Hay que leer más». Y yo le respondí: «Vd. no tendría no que leer más sino mejor» De modo que, le repito, como despedida en su primer comentario puede todavía leerse lo que afirmo.
    En cualquier caso, no resulta baladí que yo «dispare» contra la derecha, la iglesia y la monarquía, porque en ninguno de los tres casos encontré acomodo ni durante mi paupérrima infancia, ni en mi adolescencia y, mucho menos, durante mi vejez. Nunca, gente como yo, pudimos acomodarnos confortablemente en esa silla de tres patas que tanto infortunio nos produjo durante la dictadura. Para mayor inri, yo nunca he podido vivir de lo único que he sabido hacer; es decir: ni de la pintura, ni de la escultura, ni de la música ni de la literatura. Siempre me han pagado por lo que no he sabido desempeñar. Y de eso no me he quejado nunca.
    He de confesarle que, precisamente, con la profesora hermana de Borja de Riquer, (hijos de Martín de Riquer), estudié latín en la central de la Universidad de Barcelona. De manera que, a través suyo, dispongo de buena información sobre su hermano y sobre su padre. ¡Por si le sirve de consuelo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES