viernes, junio 25, 2021
InicioACTUALIDADLucha contra la publicidad engañosa en el ámbito sanitario

Lucha contra la publicidad engañosa en el ámbito sanitario

Que estamos pasando un periodo “tristemente peculiar” tanto desde el punto de vista sanitario, social y económico es una evidencia que difícilmente es discutible.

Que es un periodo trágico por una pandemia invisible y silenciosa que tiene a toda la humanidad a la vez en jaque también.

Y que en todo este “desaguisado”, la comunicación, divulgación y la publicidad representa unos pilares básicos para su abordaje y resolución también.

Que la publicidad es una forma clara de comunicar y que en la sociedad actual tiene una importancia vital y muy dañina cuando se utiliza para engañar ciudadanos (pacientes o profesionales) y esto está ocurriendo con demasiada frecuencia, lo que afecta y puede afectar es a la salud. La cosa se convierte en grave y es imprescindible tomar medidas legislativas para después hacerlas ejecutivas y reguladoras, que impidan “engañar” sobre centros, terapéuticas, establecimientos y servicios sanitarios.

El Doctor Antonio Alarcó nos advierte sobre los peligros de la publicidad engañosa en el ámbito sanitario.

Por todo ello, recientemente y una vez más en la Cámara Alta (Senado) se ha aprobado por unanimidad una moción transacionada por todos los partidos políticos representados en el Senado que viene a poner en su sitio a estas publicaciones engañosas. Fue defendida en nombre del Partido Popular (PP) por el Prof. Vázquez y que completan otras iniciativas presentadas en el mismo sentido anteriormente, por el que suscribe, en nombre de su grupo.

Se decidió analizar la legislación existente y de forma coordinada con las Comunidades Autónomas (CCAA) las mejoras en la regulación legal y reglamentarias de la publicidad de centros, establecimientos y servicios sanitarios y como consecuencia elaborar normativas básicas estatal en esa materia de obligado cumplimiento.

También y sobre todo reformas legales y reglamentarias que garanticen la seguridad del ciudadano enfermo y usuarios frente a la publicidad engañosa evitando los posibles prejuicios que puedan producirse.

También y no menos importante proponer a las CCAA y colegios profesionales una campaña de vigilancia e inspección sobre estos centros y personas o seudoprofesionales.

Algo que tiene que ver y mucho, con la publicidad engañosa, es lo que está ocurriendo en las redes, donde existe el “Dr. Google”, como quedó demostrado en el reciente trabajo publicado “Sociología de la Sanidad” (A. Alarcó) que es alguien que nadie conoce, no se sabe cómo es ni quien es, pero que el 45% de los españoles consulta alguna vez y el 87% no tiene que ver con la evidencia científica (falso). Problema gravísimo que contribuye a la divulgación de la seudociencia y a la publicidad engañosa, que para nosotros obliga a las administraciones, colegios profesionales y a la ciencia a estar en las redes explicando las cosas que impidan la manipulación y la infodemia.

Es importante recordar en estos momentos que la seudociencia “invierte” más dinero en publicidad que la ciencia, por esto es definitivo fomentar la divulgación científica en medios en general, pues es una necesidad objetiva del sistema y además debe ser una obligación de la ciencia. Para buscar la complicidad de los ciudadanos debe de entenderse.

La última ley de la ciencia aprobada en las Cortes Españolas en la que tuvo un protagonismo decisivo la Cámara Ata, dejó bien claro que la investigación, desarrollo e innovación, precisa obligatoriamente de divulgación I+D+i+d.

En definitiva, la Cámara Alta, una vez más se adelanta a proponer y aprobar soluciones a los grandes problemas que tiene la sociedad actual y que como Cámara Territorial y de la ciencia que es, legisla a favor de las soluciones de los mismos y que debe de obligar a todo gobierno serio a poner en práctica lo antes posible.

Este instrumento democrático que nos dimos los españoles (1978) como es el Senado, tiene unas misiones legislativas que son de gran importancia política y que no siempre son bien ponderados. Por cierto, que nos cuesta a cada español 1,20 euros al año.

Como Senador desde 2008 nos sentimos orgullosos de poder, desde la Cámara Alta, contribuir a que se pongan soluciones a los problemas reales de la sociedad y esta iniciativa de la lucha contra la publicidad engañosa en el ámbito sanitario, es una muestra de ello.

Basta ya.

A por todas.

Antonio Alarcó Hernández.

Catedrático de Cirugía Director de la Cátedra de Telemedicina, Robótica y Telecirugía

Senador. Portavoz de Sanidad.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Charlatanes Científicos

Mal empezamos

Cruz Roja en 2020

El colchón