Restricciones

¿Me lo dicen o me lo cuentan?

Se endurecen algunas de las medidas impuestas por el gobierno, en un año hemos pasado de no hacer falta las mascarillas a imponer su uso en todas partes, incluidas playas y zonas de campo, aunque parece que habrá retoques en la norma.

Como ha ido ocurriendo desde que empezó el virus chino los que cumplirán con las normas seremos la abrumadora mayoría de ciudadanos. Si desde el principio de las restricciones se hubiesen tomado medidas no habríamos llegado a esta situación.

Hay grupos de inconscientes que se pasan las obligaciones por el forro de sus caprichos, pero, como pasa siempre, se penaliza a todos los ciudadanos por igual. Olvidan los legisladores que éstos imprudentes seguirán reincidiendo y burlándose de las autoridades.

La preocupación del gobierno sería implementar las medidas necesarias para conseguir de una vez por todas la vacunación masiva. Una vez más, España en particular y la Unión Europea en general van a remolque de no se sabe qué intereses.

No se sabe bien qué especialistas están detrás de todo este lío de las vacunas, lo que es evidente es su inoperancia. Se hablan de millones y millones de dosis pero los porcentajes de vacunados no crecen. ¿Qué pasa?

Eso se preguntan todas las personas con las que he tenido ocasión de hablar –guardando las distancias y con la máscara–, el mensaje es el mismo: ¿Qué pasa con las vacunas que no llegan?

Los que hayan tenido ocasión de hablar con algún “suertudo” que haya recibido la dosis dice lo mismo: “Llegué a mi hora. Me pincharon y esperé un rato… me tardé menos que en ir a votar”. Tenemos las infraestructuras pero no se pone en funcionamiento. Repito: ¿Qué pasa?

En otro orden de cosas comentarles algo que me ha llamado poderosamente la atención. Los discursos del que fuera vicepresidente del gobierno me han recordado la España profunda, ese movimiento arriba y abajo de su mano en sus alocuciones me recordó las que daba un tal Pancho Pantanos.

Busquen en YouTube y comparen. El lenguaje no verbal dice mucho de las intenciones de las personas y la verdad es que no me gusta un pelo del moño el lenguaje de este individuo que, por otra parte, ha sido señalado por sus ataques a la libertad de expresión en los medios de comunicación.

La última reflexión en plena Semana de Pasión: Estaría interesante ver qué habría pasado en aquellos tiempos donde gobernaban los fascistas, fachas, derechosos, antidemocráticos y corruptos si las fuerzas de opresión del Estado echado abajo puertas y jugando a restringir libertades individuales. Quién te ha visto y quién te ve, social democracia.-Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.