Piel fina

De un tiempo a esta parte la piel de los españoles se ha vuelto fina

Que delicados se han vuelto todos...aguanta más tensión un espagueti que un político.

El desahogo con el que nos expresamos todos por todo lo que sucede es lo nunca visto. Los padres de la Patria abrieron la veda desde hace ya cierto tiempo. La terminología ofensiva ha hecho que cada vez que abren la boca, el cincuenta por ciento se sienta ofendido.

La falta de clase en los comentarios se ha hecho extensiva a tertulianos y opinadores. Todos tienen un argumento para destruir la opinión que con mayor o menor criterio tenga su adversario político.

Las frases gruesas que escuchamos en las sedes representativas de los ciudadanos nos dejan a los más cuerdos con los ojos como platos. Las justificaciones de uno y otro lado de sus voceros, unos pagados y otros fieles creyentes me resultan sorpresivas.

Un votante de la derecha creerá a su líder, pero debería respetar al lado opuesto. Por supuesto que ha de ser recíproco y eso, no sucede. Ahora está en el poder un gobierno de coalición, presuntamente progresista apoyado por filo etarras e independistas.

El votante de derechas está escandalizado y los de izquierda aplaudiendo con las orejas. Los republicanos que estaban agazapados rindiendo pleitesía a la monarquía ahora se han vuelto combativos. Ahora, los chancletas progresistas llaman fascistas –que es un insulto muy duro– a los que defienden la Monarquía o nuestra bandera.

No se entiende como personas presuntamente cultas caen en la bajeza más absoluta con el insulto fácil. Estas personas de piel fina se irritan si llamamos trapo a esa bandera preconstitucional que es la republicana. Se enfadan si se pide que la Memoria Histórica debe ir un poco más atrás que el 36.

Los catalanes independentistas pidieron la figura del relator para su ensoñación republicana. Estaría bien que el España buscara entre historiadores ajenos a nuestro país unos relatores que escribieran la historia de nuestro país.

Estoy convencido que no todos saldrían bien parados. En un pasaje de la Biblia se dice: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Pero claro, ahora tenemos un problema. La progresía se ha vuelto muy fina…de piel fina.

Todo lo que sean periodos gobernados por la derecha son gobiernos fascistas. Los de la derecha se les llena la boca hablando de gobiernos social-comunistas. En el fondo son la misma historia… ¿Miramos que tienen en común ambos?

No me refiero a los sueldos, coches oficiales, traslados de lujo, asesores a precio de oro, oficinas y personal pagados del Erario… Vaya, en el fondo no está todo tan cambiado.-Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.