viernes, junio 25, 2021
InicioEL RINCÓN DE CONFUCIOMillones de razones

Millones de razones

Enorme escándalo el que se ha montado con el rescate del gobierno español por un montante de 53 millones de euros a una compañía aérea. Según parece, esta empresa no es todo lo estratégica que se pretende hacernos creer.

La compañía en cuestión es Plus Ultra, según los datos de su propia página web su flota la componen cuatro aparatos Airbus 340, tres de ellos con más de diez años de antigüedad. Los datos de antes de la pandemia la sitúan en el número 166 de las aerolíneas que operan en España.

El número de operaciones en nuestro país es de tan solo el 0,03% de todos los vuelos, según los datos aportados por El País, la compañía transporto en 2019 a 156.139 pasajeros en un total de 823 vuelos.

Si hacemos caso de los datos del RETA –Régimen Especial de Trabajadores Autónomos– en España había en 2020 cerca de 3,2 millones de trabajadores que trabajaban en este régimen de la Seguridad Social.

A nadie se le escapa que la crisis sanitaria del Coronavirus ha generado en estos trabajadores un enorme quebranto en su economía. Todos somos conscientes que el tejido productivo del país no se constriñe exclusivamente a grandes empresas y multinacionales, los autónomos son parte esencial como generadores de riqueza.

Son demasiadas las miserias por las que estamos pasando en un año de restricciones. Todos hablan de la restauración –y es cierto– pero se olvidan de los cientos de miles de autónomos que llevan un año en el dique seco. La actividad de los “pequeños” se ha visto cortada en seco por Decretos gubernamentales de dudoso encaje.

Los profesionales liberales de todo tipo se han tenido que reinventar para poder sobrevivir, en muchas ocasiones gracias a las familias, pagar impuestos e intentar sacar la cabeza del agujero en el que el virus chino nos ha metido a todos.

Resulta incomprensible que Papá Estado te prohíba taxativamente cerrar tu establecimiento o medio de subsistencia pero que no te excuse de las obligaciones tributarias. Actividades culturales, deportivas, sociales, bares, restaurantes y un largo etcétera han tenido que cerrar por Decreto.

Sinceramente: Esto no hay quién lo entienda. Usted tiene su establecimiento cumpliendo todas las normas pero le obligan a cerrar sin tener en cuenta que el medio para pagar los impuestos es lo que genera el propio establecimiento.

Mientras tanto se le inyectan 53 millones de euros a una empresa a la que no pienso criticar, cada uno de ustedes que busque la información y estime si estoy en lo cierto o no. España, país de locos.-Confucio.

Artículo anteriorAmor propio
Artículo siguienteCon personalidad propia
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Charlatanes Científicos

Mal empezamos

Cruz Roja en 2020

El colchón