Amor propio

felicidad Si buscas siempre hay una razón para ser feliz.

Ayer, sin ir más lejos, decidí ponerme artificialmente en brazos de Morfeo y después de ingerir una milagrosa y diminuta pastillita, logré finalmente el cobarde propósito de permanecer en la cama casi veinticuatro horas seguidas. He dicho cobarde porque no supe superar una situación de tipo psicológico que me destinaba sin remisión a una inquietante depresión que ni yo mismo supe administrar adecuadamente. La realidad circundante pudo ayer conmigo, pero hoy he despertado con otras nuevas intenciones de superar el trauma que me supone no sólo ya la lucha psicológica contra los mecanismos del gobierno para evitar el contagio de la Covid-19 sino, también, la situación agónica en la que se encuentra la vida política española en estos momentos tan críticos y que habremos de pagar todos con nuestro ya hipotecado propio futuro y quizás también el de nuestros hijos.

De manera que hoy he decidido apartarme lo más lejos posible del televisor y los periódicos para tratar de centrarme en mi propia realidad cognitiva, afín de intentar resolver aquellos problemas que me provoca el entorno que me ha tocado vivir o, si por el contrario, me siento capaz  de rechazar la influencia del puñado de medios de comunicación a mi alcance y que me han imbuido, cuando no influido y a los que también me siento adicto.

Sea como fuere, quiero romper una lanza en favor de todos aquellos que, como yo mismo ayer, hayan podido caer en la depresión que ocasiona para muchos esta inestable situación de la que todavía desconocemos su final. Un final que por lo menos nos dé esperanzas de que en algún momento habrá de llegar para poner fin a tanta desdicha acumulada ya, durante más de un año de precariedades casi absolutas.

A pesar de mi edad, no pierdo la esperanza de alcanzar el trocito de felicidad que como al resto de españoles también me corresponde y que tan cerca tenemos de la mano, pero que no acaba nunca por llegar para nuestro consuelo.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.