martes, septiembre 21, 2021
InicioEL RINCÓN DE CONFUCIOMamá, quiero ser artista

Mamá, quiero ser artista

Un repaso por algunos de los célebres artistas que nos rodean

“Mamá, quiero ser artista” se estrenó en el Teatro Calderón de Madrid allá por el año 1986, en esta comedia musical se cuenta la historia de una mujer de pueblo que llega a la capital del Reino con su madre con su única vocación: Triunfar como artista. Los más listos del lugar sabrán a qué me refiero…si no lo saben consulten en Internet y se documentan.

La evolución social que ha habido en este casi primer cuarto del siglo veintiuno también se ha visto reflejada en el arte. Todo el que se compre unas gubias, unas gradinas y cinceles, una paleta y unos pinceles, un espray, una flauta, un tambor o simplemente amontone un montón de “callados” en una playa…ya es un artista.

A mí, personalmente me importa un pimiento si el presunto artista no perjudica el medio ambiente. Entiéndase como medio todo lo que nos rodea. Que no me moleste mirar esa obra, escuchar esa música o que no enguarren el entorno. Evidentemente en todas las disciplinas hay quien lo hace bien y quien cree que lo hace bien. Todo muy subjetivo.

Recientemente han aparecido en la playa de Las Teresitas unas cabezas en el fondo del mar matarile, se dispararon las hipótesis, aunque los profesionales del arte consultados descartaron el valor arqueológico. Parece ser que era un proyecto para filmar la interacción con el medio. Según los artistas, una metáfora del propio ser humano y su comunión con la naturaleza.

Algunos medios han informado que existen imágenes de estas cabezas en algún lugar del Parque Nacional del Teide y del Parque Rural de Anaga, lo ignoro. También ignoro si estos dos artistas cuentan con la autorización pertinente para usar los espacios públicos protegidos con su “arte”. Recientemente se publicaron en los medios unas imágenes de un reportaje fotográfico en el Teide que levantó ampollas y según las autoridades tendría consecuencias. ¿Hay alguna diferencia entre uno y otro?

Haciendo uso de mi libertad de expresión hablaré ahora de esas imágenes que emborronan la ciudad y la hacen parecer un barrio cutre y desaliñado; la indolencia con que las autoridades toleran e incluso alientan al uso del espray me resulta lamentable. Ojo, otra cosa es un mural en condiciones y en lugares donde no fastidien el entorno.

El arte o lo que esta pléyade de presuntos pintores, escultores, músicos, fotógrafos, cineastas, escritores que con su “arte” trastornan nuestro entorno deberían saber que, no solo basta tener un título del conservatorio de turno o escuela de bellas artes para considerarse un artista. El ego demasiado elevado hace que subas mucho y el culazo pueda ser peor.

También podría hablar del arte municipal. Cientos de rotondas por toda España con esculturas denominadas de la misma manera “del coño” abundan en nuestras vías. La sabiduría popular las ha bautizado con ese nombre –del coño–, con esa sabiduría espontánea. Todo el que pasa por esa rotonda se pregunta: ¿Qué coño es esto?” Así es la vida, España es un país de artistas de contrastada calidad.–Confucio.

RELATED ARTICLES

Prensa Online

El cielo y el infierno

Extrema derecha

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Prensa Online

El cielo y el infierno

Extrema derecha

La Palma