¿Lo es su madre?

Mis padres no son fascistas y asesinos

Gracias a nuestros mayores España se ha convertido en un gran país, pese a quien le pese.
¿Su madre es fascista y criminal?

Molesta mucho el desahogo de algunos a la hora de opinar sobre personas que piensan distinto a ellos. El empleo de palabras gruesas para justificar sus comportamientos es propio de rastreros.

El todavía vicepresidente del gobierno, desde su despacho oficial llamó a los que son distintos a su sectarismo como: “parásitos de la corrupción”, “delincuentes y criminales”, “revindican la dictadura”, “apología del terrorismo de estado”, “violencia contra inmigrantes”, “violencia contra homosexuales”, “violencia contra mujeres”.

Supongo que este señor no se ha parado a pensar en la cantidad de barbaridades que ha largado desde un lugar en el que se supone debería representar a todos los españoles. No tener vergüenza política ya tiene imagen…y hasta moño.

Llamar a alguien de derechas criminal, delincuente o parásito –y otras lindezas– es un disparate. Mi madre no ha votado jamás a la izquierda, sus razones tendrá, y eso que es hija de la posguerra. Pasó hambre y necesidades, pero también sufrió las presiones de republicanos trastornados y la presión que la dictadura generaba en la gente normal.

¿Por qué tiene que soportar que un tipo tuneado como Conchita Wurst la insulte? ¿A quién ha matado? ¿Cuándo ha robado? ¿Cuándo se ha comportado como una cupera o de Bildu justificando la violencia? Pero… ¿Qué se ha creído el tipo este? Me dice mi madre con razón.

Lo peor de la situación es que siempre hay algún progresista –viejo o joven– que revindica una república bananera, el viejo comunismo o cualquier otra idiotez que les haga sentirse jóvenes y muy intelectuales, porque para ser intelectual debes ser progre.

Mis padres siguen currando para intentar llegar a una jubilación que no saben si podrán cobrar. Son autónomos y no están dentro de los que se beneficiarán por las ayudas del gobierno social comunista (ja, ja, ja … ¿social? ). Tendrán que sacar de sus ahorros para poder pagar los impuestos y no ser penalizados por no estar al día.

Así es la vida, unos progres yayoflautas defensores de repartir las propiedades y los beneficios de otros –los suyos no se tocan–  se erigen como altavoces del pueblo sólo, porque se les da cancha para ello.

“Sólo los republicanos sufrieron la Guerra Civil –sigue diciendo mi madre– son unos caraduras y llorones que esperan aprovecharse de la situación”. Se olvidan con facilidad de todas las penurias que hubo que pasar en nuestra tierra. En las “costillas” de mis padres hay miles de horas de trabajo y estos tipos que no se respetan ni a ellos mismos, deberían tenerlo en cuenta.

Que España; si, España…aunque algunos se ronchen por llamarla así, sea en la actualidad se debe, en gran medida, a los millones de españoles que trabajaban por sacar a su nación adelante.

Tachar a los que no tienen la ideología de la chancleta y el moño como parásitos, violentos, delincuentes o criminales debería ser investigado de oficio por la Fiscala Genarala del Estado o Estada…pero claro, eso no ocurrirá. Antes pasará un camello por el ojo de una aguja que un progresista respete a alguien que piense distinto a él.

Cuanta razón hay en las Sagradas Escrituras –éstos hablarían del nacional catolicismo– es muy guay y progre ser agnóstico, olvidan los cientos de miles de comidas que ONG cristianas han repartido mientras el gobiernos social comunista se baña en sus piscinas o vuela en sus aviones privados.

Esto es España, que no Espanzuela.-Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.