El negro de ultraderecha

La nueva frase que acuña la progresía y los “indepes” catalones

El “Día de San Valentín”, ese que celebran hasta los moñas chancleteros…que a pesar de ser agnósticos o ateos usan para felicitar y morder a sus parejas, se celebraron las elecciones en un rincón de España.

Entre mascarillas, guantes y equipos de protección individual votaron y decidieron el destino de su territorio. Nada que objetar, cada pueblo tiene lo que se merece y lo que vota; nada que objetar que presos, prófugos y amigos del tres por ciento se les permitan seguir en su poltrona.

La progresía, la que subtitula y pone etiquetas de demócratas a quien le interesa sacó la pata del banco en la televisión pública. Un colega independentista se refirió al candidato de Vox como “un negro de ultra derecha”. Es obvio que este señor es negro y de ultraderecha.

Lo que resulta sorprendente es que una señora presuntamente rubia y un engolado marciano tertuliano hayan dejado pasar la oportunidad para poner en su sitio a este individuo. En mi anterior artículo “Pecado original” hablaba de algo así. ¿Por qué hay personas que se creen con el derecho de juzgar sin mirar su pasado?

Algunos habrán aplaudido que presuntamente lo haya insultado –es negro y de ultraderecha– pero no tienen los huevos necesarios para enfrentarse a toda esta pléyade de chancletas que se explayan en las redes y medios vomitando todo tipo de improperios contra todo lo que no sea lo que a ellos les guste.

¿Y si el candidato de Vox hubiera sido homosexual? ¿Le habría llamado “negro maricón”? La deriva de los que usan la bandera cubana tuneada es vomitiva; estos tipos y tipas se creen el agente 007…con licencia para hacer y decir lo que quieren.

Lo más penoso de la situación es que no veremos a nadie zurdo criticar esta situación. ¿Nos comportamos como caballeros o como lo que somos? Si para algunos la mejor manera de normalizar las situaciones es aceptar a pro-terroristas vascos –no han condenado su violencia–, prófugos y condenados haciendo campaña… ¿Qué problema hay para respetar a esta gente?

El discurso de la extrema derecha es extremadamente peligroso, creo que en eso estamos muchos de acuerdo, pero con estas actitudes le estamos dando argumentos. La torpeza no tiene límites, en lugar de consensuar políticas comunes los representantes electos están más preocupados por su sillón.- Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.