Cobardía

¿Por qué los ciudadanos no se pronuncian?

¿Se han vuelto cobardes los españoles?

El 13 de julio de 1997 era ejecutado vilmente el concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco. Sus captores, afines a algunos de los del pacto del actual gobierno, le secuestraron y posteriormente fue tiroteado en Lasarte falleciendo unas horas más tarde en el hospital Nuestra Señora de Aranzazu.

Esta cruel acción provocó un antes y un después en la reacción de la inmensa mayoría del pueblo español que en gran medida había permanecido agazapado cómodamente en sus sillones. Se miraba con mayor o menor indignación lo que la banda asesina perpetraba cada vez con más asiduidad.

En días posteriores se produjeron inmensas manifestaciones en todos los rincones de nuestro territorio con un grito unánime por la paz. La muerte de este joven provocó que la ciudadanía saltará de sus poltronas y se tirase a la calle pacíficamente en contra de la violencia.

No debería haber sido necesaria la cruel ejecución de este político para que se produjera por fin el rechazo de todos. El desapego a nuestro país y a las instituciones que lo representan jaleado por políticos de medio pelo que no puedo entender que intenciones ocultan.

Resulta sorprendente ver como la ciudadanía española, presuntamente culta, se deja comer la cabeza por ensoñaciones anticapitalistas, antifascistas, independentistas o de repúblicas inexistentes y se tira a la calle con botellas de gasolina y adoquines.

Una sociedad trabajadora y democrática no puede permitir que destruyan impunemente su tejido productivo, la imagen que se está dando de nuestro país en todo el mundo dista mucho de ser la mejor. No podemos olvidar que uno de los principales activos de España es el turismo y su tranquilidad.

Dónde están los demócratas que no han salido a la calle a silenciar a esta chusma violenta que se ha hecho con el control de la noche escondidos bajo un pasamontañas para entrar a robar a un establecimiento o reventar un cajero.

Lo que hacen estos niñatos no es libertad de expresión, los fascistas son ellos con su mensaje sectario y carente de argumentos. Toda la razón que puedan tener la han perdido con sus acciones violentas que en ocasiones han sido jaleadas por determinados individuos con fuerte poder mediático.

Creo que abrumadora mayoría de ciudadanos españoles no somos unos cobardes, falta el líder que convoque de una vez por todas una manifestación pacífica que cierre el pico de una vez por todas y con argumentos pacíficos a estos tipos violentos que se están haciendo con el control de nuestras ciudades.- Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.