¿Y qué quieren?

Mejor les iría a los podemitas reflexionar sobre sus comportamientos./ Foto Archivo.

J.C. Monedero fue abucheado, en un bar de un pueblo andaluz, por un grupo de clientes. ¿Y qué quieren? Podemos es el rey de los escraches pero a sus miembros no les gusta que la gente se los haga a ellos. Como los que tienen lugar frente al chalé de Pablo Iglesias, que según las inmobiliarias ha tenido que costar más de un millón de euros. Hombre, teniendo en cuenta que Podemos recibió casi diez millones de euros de Irán, esas cifras del “pisito” del Coletas parecen ridículas. Quien a yerro mata no puede morir a sombrerazos; los refranes son taxativos. Aunque no se trata de morir, sino de vivir; y bien, por lo que se ve. Monedero se cabreó porque lo llamaron de todo. ¿Y a la gente del PP, tan honorable como la de Podemos, a la que rodean, golpean sus coches y les impiden entrar en sus domicilios? ¿Qué se creen los de Podemos, que tienen la exclusiva del acoso callejero? ¿Qué pasa, que no se puede pensar de manera diferente a lo que piensan ellos? ¿Qué clase de dictadura chavista o iraní, es esta? Monedero echó enseguida la culpa de su escrache a los de Vox. Y si hubieran sido los de Vox, ¿cuántos acosos no han tenido que soportar algunos de sus líderes? Vox tiene muchos más diputados en el Congreso que Podemos. ¿Y saben por qué? Porque los españoles así lo quisieron. Mejor les iría a los podemitas reflexionar sobre sus comportamientos; están metidos en tantos charcos que no  tendrán tiempo de salir de ellos antes de que los echen del poder. En Galicia ya no existen. En el país Vasco –por hablar de los dos últimos comicios– andan escasos de efectivos. La gente no es tonta e identifica pronto a los caraduras, vengan de donde vengan. A mí no me gustan los escraches; ni unos ni otros. Me gusta la libertad.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.