martes, agosto 16, 2022

Sevilla

Sevilla tiene un color especial

Es cierto, Sevilla tiene un color especial y sigue oliendo a azahar; es un placer hablar con su gente y pasear por sus calles. Sevilla enamora al mundo por su manera de ser. Esta ciudad tiene algo particular que ha sido inspiración de artistas europeos, los mejores músicos de la historia han compuesto óperas (El barbero de Sevilla, Carmen, Las bodas de Fígaro, Don Giovanni…) pintores y novelistas han convertido la ciudad hispalense en el centro de su inspiración.

Es verdad, quien no haya estado allí debería hacerlo; su casco histórico es uno de los más extensos del mundo (el sexto más grande de Europa) con monumentos que transportan al visitante a otra época. La Catedral con La Giralda, Los Reales Alcázares, El Barrio de Santa Cruz, La Torre del Oro, El Costurero de la Reina, la Plaza de España o un paseo por la ribera del Guadalquivir es un lujo para el turista.

Andalucía en sí misma es una maravilla. Pongo como ejemplo a Sevilla por ser la capital de esta autonomía, pero ciudades como Granada, Córdoba, Cádiz, Almería, Málaga, Huelva o Jaén encierran un patrimonio que daría para escribir varios libros. Creo que junto a Extremadura son las dos regiones españolas que tienen el mayor legado romano y árabe de la península. Algo digno de disfrutar.

Un paseo por el centro histórico de Sevilla sumerge al visitante en un universo de los sentidos; dependiendo de la estación olerá a azahar o a castañas asadas. El sonido de sus calles y el aroma que desprenden los comercios tradicionales del Barrio de Santa Cruz, el sonido a guitarra flamenca o simplemente disfrutar en una de tantas terrazas de un vino de Jerez es un placer al alcance de su mano.

El Archivo de Indias y su historia impresionante, subir las rampas de La Giralda y el chancleteo de los cascos de los caballos por el Parque de María Luisa trasportan a otros tiempos. Está claro que algo tendrá Sevilla cuando fue sede de la Exposición Iberoamericana de 1929 o de la Exposición Universal de 1992 y su Semana Santa es considerada como una de las más majestuosas.

Recorrer las calles que rodean la Plaza Nueva, estrechas y con ese sonido particular andaluz; llegar hasta la Real Maestranza, continuar hasta la plaza de la Esperanza Macarena es lo que hacen miles de personas que visitan esta ciudad, pero no por ello deja de ser un encanto. Cruzar el Guadalquivir y visitar El Cachorro en su barrio de Triana… La Cartuja… en fin.

Sevilla es una ciudad a la que siempre se regresa, o por lo menos se desea regresar y pasear por su Prado de San Sebastián o Plaza de España y es que tiene un color y un aroma especial.-Confucio.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

El Falcon

Camino de Candelaria

Rejuvenecido