martes, julio 5, 2022

Residuos

Los medios audiovisuales nos bombardean constantemente con lo sucio que está el mar, los bosques, las ciudades… con el cambio climático y la búsqueda de un desarrollo sostenible; ahora se han sacado de la manga, para corregir los errores del pasado la historia esa de la huella de carbono.

Los intereses económicos de las grandes multinacionales y lo cochinos que somos nos han abocado a convertir nuestro planeta en un gran estercolero. Seguramente las personas menores de 30 ó 35 años no sepan de lo que hablo, el resto estoy seguro que recuerda ir de compras al supermercado, ventita o el estanquito.

Usted compraba una botella de refresco, cerveza o un litro de vino y tenía que llevar el recipiente a la tienda correspondiente. Si necesitaba dos pilas para la radio…compraba sólo dos pilas no un blíster cargado de plásticos y cartón. Las botellas de lejía plásticas se entregaban en la ventita y a cambio le regalaban un plato o una taza, el motivo era rellenar esas botellas.

Con la llegada de las grandes multinacionales, muy susceptibles de que les roben, embalan todo con plásticos. Las botellas no son retornables, usted compra una batería de coche y la trazabilidad de ese producto termina en la caja y depositan en el consumidor la responsabilidad de deshacerse de ella. Aceites de consumo y vehículos todo al alcance de la mano sin control.

El despiporre de los productos contaminantes llegó y se ha quedado durante décadas, ahora quizás sea tarde para dar marcha atrás y recuperar el entorno. En las campañas de reciclaje nos dicen el tiempo que tarda una botella de agua plástica en destruirse en el medio ambiente, se debería haber pensado antes en ello. La economía manda. ¿Recuerdan las botellas de pvc y sus dudas sobre la salud? Eso lo tendrían que haber pensado antes.

Las grandes multinacionales primero contaminan y luego se ponen muy ecologistas, algo tan simple como los plásticos que sirven para agrupar latas ahora son sustituidos por cartón… ¿Por qué no lo pensaron antes? Seguramente por el precio, o eso creo yo.

Canarias en general y Tenerife en particular es un desastre en el asunto de los residuos. Ahora no hablo de las autoridades o multinacionales, me refiero al populacho… a esos guarros que piensan que el barranco, la piconera o el solar frente a su casa es el mejor lugar para deshacerse de enseres y escombros. De nada sirven los esfuerzos por habilitar puntos limpios y servicios de recogida de enseres, siempre hay algún desaprensivo que le gusta ver todo lleno de mierda; ahora bien…eso que no falle, siempre envueltos en la bandera tricolor…porque son muy canarios.-CONFUCIO

Artículo anteriorRefugiados y Desertificación
Artículo siguienteElecciones
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES