República bananera

Más que un artículo…tormenta de ideas

Con la salida de España de don Juan Carlos de Borbón, Rey Emérito, toda la progresía chancletera se ha venido arriba. Todos “esos” que hablan de igualdad pero que viven confortablemente, los que hablan de sueldos justos…para ellos, los que critican por ingresar en paraísos fiscales pero habría que analizarles, los que defienden a las mujeres pero les controlan sus tarjetas, comunistas de Mercedes Benz y jamón 5j, los que hacen programas de “rojos y maricones” –sic Jorge Javier Vázquez–, periodistas de una se’c’ta presuntamente pagada por el gobierno, los que prefieren pateras que turistas con dinero pero que con su chalequito burgués vive como un marqués y un eterno etcétera que se me hace insufrible, cargan ahora…precisamente ahora, contra la Monarquía.

Todo el que se precie se rasga las vestiduras por el cobro de presuntas comisiones, pero olvidan los pingües beneficios obtenidos por las gestiones del Borbón con otros jefes de Estado. Todos critican los negocios con países que no son agradables, ahora…eso sí, los billetitos que ingresan las multinacionales españolas no les desagradan. Algunos se molestan por los jeques pero se bajan los calzones ante los ayatolas y no le hacen ascos al dinero que les viene de otras dictaduras para subvencionar sus programas.

Los republicanos de toda la vida critican el hambre que pasaron y las penurias que sufrieron. ¡Joder, ellos fueron los únicos! Se olvidan que en una guerra civil cruel y vil como la de España sufrió toda la población. Fue una lucha entre hermanos. Lo que consiguió la Transición fue un amago de hacer las paces e intentar sacar una nación adelante. Los rencorosos de ambos bandos siguieron, y siguen viviendo del recuerdo de las dos Españas. Simplemente lamentable.

Antes de seguir quiero recordar a los republicanos un par de cosillas, por si se han olvidado. Es cierto que hubo un golpe de Estado en el 36 del pasado siglo que no tendría que haber ocurrido y que nos trajo una dictadura deleznable, ahí no hay discusión. Es cierto que los del bando nacional disparaban con fuego real…los republicanos lo hacían con pastillas de goma. Es cierto que los “azules” fusilaban a los rojos. Los rojos cantaban canciones de cuna a los nacionales y les hacían la camita para que se durmieran en las fosas comunes. Las tropelías, que las hubo y muchas, las cometieron exclusivamente los azules.

Es insoportable que los rencores de una guerra fraticida, siempre…joder…siempre, salgan a relucir entre los licenciados de tres al cuarto, periodistas venidos a menos, revolucionadores del sistema y todo ese maremágnum de opinadores que con el derecho de hablar sandeces que le ha dado la democracia pretenden reescribir la historia según su criterio.

Estoy muy cansado que en este país de locos, siempre…joder…siempre, se tenga que escarbar en la historia para intentar sacar un beneficio espurio. Todos, y digo todos, somos incapaces de tener dos dedos de frente. Este país lo único que necesita es gente que quiera remar mirando a la proa y salir de una crisis que nos hundirá irremisiblemente.

Pero todo ello es una quimera. Mientras no mueran todos los que tienen un conocimiento sesgado de la historia de España –incluido yo–, seguiremos en las mismas. Tenemos una izquierda y una derecha que se parecen en el color canelo y en su olor a pangolín. Somos el sur de Europa y como todos los sures siempre vamos a la cola. A ver si de vez en cuando aprendemos a mirar por encima de los árboles, aunque me da la impresión que eso en España es misión imposible.- Confucio.

Filósofo venido a menos

Nota de última hora: Probablemente el régimen idóneo para un país sea una república, pero hay una pregunta que nos deberíamos hacer todos los que hemos estado durante la Transición y que conocíamos o intuíamos que se cocía entre los poderes fácticos ¿Qué habría pasado sin los políticos de 78 y el propio rey? Me da la impresión que las cosas no habrían ido mejor. O quizás si.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.