martes, septiembre 27, 2022
InicioEL RINCÓN DE CONFUCIO¿Por qué no te callas?

¿Por qué no te callas?

Cada día nos acercamos más a un régimen totalitario

Las frases imperdibles nos hacen más o menos gracia, España y los españoles somos muy dados a utilizar estas expresiones lapidarias. De el “Manda güevos” de Federico Trillo pasando por “Unos sacuden el árbol; otros recogen las nueces” de Arzallus, hasta el extemporáneo “Por qué no te callas” de Su Majestad el Rey don Juan Carlos I, para algunos “El Emérito”. Todas son empleadas en un momento u otro por lo gráficas que resultan para expresar una situación.

El Excelentísimo Señor Ministro de Consumo de España, Alberto Garzón, le gusta estar en la palestra por declaraciones polémicas y que en la mayoría de los casos pone en la picota sectores productivos de nuestro país. Sus afirmaciones pueden apuntar, en cierta manera, en la dirección correcta, el problema son las formas en las que son comunicadas a España y el mundo.

Destapar el caldero de la demagogia coloca al interfecto en el centro de atención mediática, pero considero que no es la mejor opción. Acusar al sector cárnico de exportar carnes de mala calidad y de animales maltratados, pedir una huelga de juguetes, decir que el sector turístico tiene “poco valor añadido”, meterse con el roscón de Reyes, con el color de los juguetes y con el consumo de vino o cerveza…como poco me parece una torpeza, sobre todo por la manera de comunicarlo.

Espero que el ministro no me diga si me puedo tomar una cerveza o una copa de vino, si le debo comprar una Barbie o un tractor amarillo a un niño-niña-niñe-niñx.; esto queda para el ámbito familiar y el criterio de los padres. Manda güevos que este señor pretenda enseñarme a poner los alimentos en la nevera y que se gaste los dineros públicos en hacer libros de cocina.

Considero que, este ministerio debería preocuparse –por ejemplo– del motivo por el que no puedo comprar un pescado fresco, verduras, frutas y productos naturales. ¿Ha ido este excelentísimo señor a hacer la compra? ¿Ha visto que la cesta de la compra está disparada en precios? Yo no puedo comer jamón bellota, ni paté francés, ni chuletón al punto –algunos los sirven a sus invitados–, sinceramente…vaya comunista más «raro, raro, raro«, como diría el desaparecido doctor Iglesias Puga.

Nuestro políticos van adoptando similitudes preocupantes con otros gobiernos del mundo, sus amados líderes viven bien servidos mientras que el paro sube, el IPC se dispara, los impuestos nos asfixian y el ciudadano se va convirtiendo poco a poco en un súbdito. Sacaron a Pancho Pantanos de la tumba y ahora el único argumento para distraernos son las declaraciones de algunos, desviar la atención para que no nos demos cuenta o hablar del caballo alado espía.

La «grasa» de todo esto está en la que emplean para lubricar medios de comunicación, sindicatos y afines. La lupa la manejan ellos para distraer nuestra atención y que miremos y hablemos de lo que quieren, sin fijarnos en lo verdaderamente importante.–Confucio.

Artículo anteriorSi yo fuera presidenta
Artículo siguienteSin llegar a fin de mes
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Sociedad del entretenimiento

Alerta roja, hambruna en África

El odio de los idiotas

Sueños rotos