Nos mean encima y dicen que está lloviendo

Las mentiras tienen las patitas muy cortas

Sánchez, muy estudiado. Iglesias lo sabe todo. /FOTO: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

Solamente han bastado unos pocos días para que, el nuevo gobierno de la nación se ponga en evidencia antes sus votantes y de sus socios de la Unión Europea. Las mentiras tienen las patitas cortas y por ello ya se han evidenciado en las múltiples decisiones que ha tomado nuestro amado presidente, dandi donde los haya y su jorobado vicepresidente, en sus propias palabras. Todas las críticas hechas a su predecesor las ha tomado como arquetipo; sus silencios en las ruedas de prensa, entrevistas de salón, faltar a sus promesas electorales, etc. Han cambiado muchas cosas, eso es cierto, pero para peor. Las leyes parece que no son un obstáculo para comportarse como un líder totalitario. Se pretende cambiar el Código Penal para adecuar los delitos según el delincuente, se pasa por el arco de triunfo las resoluciones del Tribunal Supremo y la Junta Electoral Central sobre un personaje nefasto que ha sido inhabilitado (aunque aún queda resolver el recurso) como diputado en el Parlamento de Cataluña y por si fuera poco, su ministro talismán se reúne –presuntamente– en el aeropuerto de Barajas con una señora que está vetada en Europa entre otras cosas, por violar los Derechos Humanos. No han tardado en saltar los barones sociatas en posicionarse en uno u otro lado. El expresidente que nos llevó a la ruina, que negó la crisis y que se aupó al poder tras el 11-M se asombra del revuelo e incluso se permite dudar de Naciones Unidas. Espero que algún día alguien me saque de mi error y me haga ver que toda esta casta que se ha instalado en las moquetas del Congreso de los Diputados –yo seguiré llamándolo así– de verdad esté dentro de lo políticamente correcto. Por desgracia España es un país en el que los escándalos se descubren después de muchos años. La balanza del Imperio de la Ley se ha puesto en funcionamiento y nos dirá, con el tiempo, si la nueva casta que negaba las puertas giratorias y el nepotismo, aunque en un mismo hogar haya una ministra y un vicepresidente, están en lo cierto. Mucho me temo que la realidad será otra, como ya dije, las mentiras tienen las patitas cortas, muy cortas.-Confucio.

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.