domingo, enero 29, 2023

No seas petardo

El título que he puesto a estas letras de final de año son un claro clickbait dirigido a mis detractores, supondrán que voy a opinar sobre algo que han dicho o hecho. Motivos para llamar petardo a más de uno, una o une tengo yo y muchos españoles…pero no van por ahí los tiros. Cuando digo “No seas petardo” intento llamar la atención de todos aquellos que de la noche a la mañana se han convertido en pirotécnicos de andar por casa.

Estas desgraciadas fechas se convierten para personas con trastornos síquicos, niños menudos, viejitos y animales –sean mascotas o callejeros– en un auténtico infierno, en muchos casos subvencionado por las autoridades municipales o insulares. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar el espantoso petardeo de los cuatro borrachines caseros que están tocándonos los huevos a todas horas con su frustrada ilusión? «Ser pirotécnico».

Magos peludos, elementos de barriada, tocinetas de ambos sexos y proto-padres hacen cola en chinos y establecimientos autorizados y presuntamente autorizados para llenar sus bolsillos con todo tipo de ingenios pirotécnicos para festejar la despedida del año de los tres patitos…2022.

Como siempre ocurre por estos lares, las normas sobre lo que se puede utilizar o no se la pasan por el forro de sus caprichos. Todos hemos podido escuchar y botar de “alegría” ante explosiones de petardos que más parecen un misil patriot que una repuesta de toda la vida.

El problema no está…que también… en que cuando el tornillo/mago/changa escucha las campanadas en “la de ellos” se empieza a desfogar con toda su violencia tirando petardos, voladores de cañón o basura explosiva del chino de la esquina… o de las cuatro esquinas porque los bazares de éstos están por todas partes; lo que verdaderamente molesta es que hasta la salida del sol están haciéndose los simpáticos; eso sin contar el vandalismo que se ha adueñado de las calles del archipiélago.

En fin, “No sea usted petardo”; piense con esa neurona que le queda en las personas que sufren de su boutade idiota, hay muchas personas y animales que no merecen ese festejo idiota de tirar petardos y voladores. Si usted se considera más feliz haciéndolo le recomiendo que visite a un terapeuta, le hará bien. Si no forma parte de ese nutrido grupo de… personas: ¡Feliz 2023! –Confucio.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

El vuelo 0110

Ya soy mayor