domingo, julio 25, 2021

El colchón

Su primera decisión fue cambiar el colchón

Decía el prócer de Espanzuela que su primera decisión al llegar al palacio presidencial fue renovar el colchón de la cama de matrimonio y pintar la habitación. Eso lo confesaba en su libro Manual de resiliencia.

Médicos de un país latino experimentan con un fármaco que hace olvidar los malos recuerdos. Un cantautor recuerda al vendedor de carqueja, flor del romerillo y yuyos milagreros para olvidar; un vendedor que aparecía por los arenales hasta que un día no volvió.

Está dentro de lo probable que el hermoso prócer de Espanzuela haya ordenado a su cuadrado asesor que embadurne su colchón con estos yerbajos. Entonces sería posible comprender las incongruencias de su errática trayectoria.

Sería interesante saber qué tipo de memoria usa este hermoso caballero, da la impresión que es la RAM, aquella que cuando desconectas ya es imposible recuperar. Los distintos medios de comunicación ya se han ocupado largo y tendido de recordar sus mentiras, aunque estoy convencido que son olvidos debido a la carqueja.

Son olvidos. Es imposible que ningún ser humano tenga la poca vergüenza de mentir en tantos ámbitos. La maldita hemeroteca está ahí. ¿Cómo es posible que alguien justifique sus mentiras de forma tan descarada?

El problema más grave no es que Espanzuela tenga un presidente mentiroso y traidor al juramento que hizo ante la Ley de leyes. El tema es que hay suidadanos troncos de col que le votan porque es guapo y apuesto. Es el resultado de tanta ley fallida de educación.

No hay que inventar nada, está ya todo inventado. Si buscamos similitudes con otros próceres y caudillos que iban de defensores de sus pueblos podremos encontrar equivalencias, por cierto…bastante preocupantes.

El jefe de Espanzuela tiene un plan y lo está ejecutando con precisión quirúrgica ante el inmovilismo de la población y la oposición. En su momento le dieron un carpetazo primario pero, él que es muy resistente, se ha rodeado de los díscolos para dar un golpe de efecto a su manera.

Lo único que falta de este Herr President es que cuando salga en la televisión pública se ponga a cantar “Tu lo que quieres es que me coma el tigre”, porque ya tuvo su ¡Aló, Presidente!  Por último, me gustaría saber de qué son los bocadillos. En Canarias nos reíamos de los bocatas de mortadela con pan de molde. ¿Qué le está dando este capullito de alelí a sus votantes? Se admiten apuestas.-Confucio.

Artículo anteriorMis grabaciones domingueras
Artículo siguienteCruz Roja en 2020
RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -spot_img

ÚLTIMAS PUBLICACIONES