Victoria parcial

Foto Archivo: Congreso de los Diputados.

No habría por qué reprocharle a Podemos su intención de mediar, que no presionar, a su propio íntimo socio de gobierno para tratar de introducir una nueva enmienda destinada a prohibir hasta el 2023 los desahucios de familias vulnerables. Bien es cierto que Pablo Iglesias ha tenido que valerse del concurso de ERC y EH Bildu para intentar conseguir su tan ansiado propósito, sin embargo, el PSOE no ha se ha manifestado precisamente en contra; al contrario, ha tomado la firme decisión de escuchar y negociar tal propuesta pese a que no estuvo prevista en el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo al Parlamento, lo que desdice a Rufián de que lo que pretendían con ella era “doblegar y torcer la mano” de los socialistas.

En cualquier caso, tal iniciativa vendría a paliar el enorme drama que significa un desahucio en las pésimas condiciones que estamos soportando el asedio de la pandemia y de la manera tan precaria y alarmante con que la asumen los más necesitados. Esas luchas internas que se establecen entre partidos no debería ser motivo como para rechazar una medida de la que sólo se benefician los fondos buitres que pululan impunemente en nuestro país y contra los que, sin embargo, no se toman medidas eficaces para regular la enorme usura de sus portentosas avaricias.

De manera que cualquier gobierno que se precie debería prestar mucha más atención al bienestar general que a especular con estrategias simplemente destinadas a conservar el poder, máxime cuando supuestos adalides como socialistas y comunistas juramentados en coalición pretenden acabar con la hegemonía de una derecha que no se resiste a medrar lo suficiente como para tratar de abortar toda iniciativa en beneficio de los más desfavorecidos.

Por estas y otras razones, la victoria por 6-0 goles conseguida por la selección española de futbol contra la aparente potente selección de Alemania, se celebró con una inyección de júbilo sin precedentes en lo que llevamos de pandemia. Una alegría para muchos que devuelve ciertas esperanzas de superación y que ha servido, sobre todo, para también paliar la enorme tristeza en que nos sume el largo confinamiento al que continuamos sometidos en numerosos puntos del país, a la espera de esa otra más drástica vacuna que pretende ser mucho más eficaz para vencer al Covid-19 que la goleada conseguida ayer por la joven formación española de fútbol frente a los teutones.

zoilolobo@gmail.com

Licenciado en Historia del Arte y Bellas Artes

leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.